El Gobierno plantea que Aznar también se someta al control del Senado

El Gobierno adquirió ayer un doble compromiso para impulsar la actividad del Senado: la posibilidad de que el presidente del Gobierno se someta a la sesión de control como lo hace en el Congreso desde 1995 y de que las comunidades autónomas puedan pronunciarse sobre el proceso que lleva hasta la Conferencia Intergubernamental de 2004 que decidirá la nueva estructura de la Unión Europea, el principio de subsidiaridad y una posible Constitución europea. Ésa fue la respuesta del ministro de la Presidencia, Juan José Lucas, a una interpelación del portavoz del PSOE en el Senado, Juan José Laborda, en la que, tras denunciar la paralización de la Cámara Alta, exigía al Gobierno medidas para sacarla de su insuficiencia como Cámara territorial.

No obstante, el ministro de la Presidencia condicionó la participación del presidente del Gobierno en la sesión de control al Senado a la existencia de un acuerdo entre los grupos parlamentarios de la Cámara Alta. Con ello satisfacía parcialmente la pretensión del portavoz socialista, manifestada en su interpelación, de agilizar y aumentar el control del Gobierno en el Senado. En cuanto al proceso de la Conferencia Intergubernamental de 2004, Lucas coincidió con Laborda en que el foro de debate podría ser la Comisión General de Comunidades Autónomas.

Las restantes reclamaciones recogidas en la interpelación del portavoz socialista fueron rechazadas por el ministro de la Presidencia. Así sucedió con la reclamación de Laborda de emprender una reforma constitucional del Senado para convertirlo en una auténtica Cámara territorial, con la capacidad de legislar, antes que el Congreso, las leyes de contenido autonómico y de elegir el Senado de otro modo, aumentado el peso de la circunscripción autonómica. Lucas le replicó que era 'políticamente inoportuno'.

El estado de las autonomías

La misma suerte corrió la propuesta socialista de celebrar el debate sobre el estado de las autonomías que no se realiza desde 1997. Desde que gobierna José María Aznar, este debate se ha realizado una sola vez, en marzo de 1997, pese a que la reforma reglamentaria del Senado, de 1994, obligaba a la celebración de un debate anual.

El ministro de la Presidencia se amparó en el actual formato, que permite un debate amplio, para oponerse a su realización y propuso, alternativamente, un debate monográfico sobre la cooperación entre las comunidades autónomas. 'Este debate ha terminado por convertirse en un debate de principios, en el que todo el mundo hace aquí una tormenta de ideas, manifiesta sus reivindicaciones, no sólo de recursos, sino también de carácter filosófico, sobre la concepción del propio Estado español. Y la verdad es que no podemos estar permanentemente reflexionando sobre la esencia de la nación española', argumentó Lucas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 24 de abril de 2002.

Lo más visto en...

Top 50