Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial investigará al juez de Ceuta que excarceló a tres narcos presos por asesinato

El CGPJ y el Tribunal Superior de Andalucía abren diligencias al magistrado Tesón

El Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) acordaron ayer por separado la apertura de una investigación sobre la actuación del juez Fernando Tesón, máxima autoridad judicial en Ceuta y presidente de la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz, que el pasado mes de diciembre puso en libertad provisional a tres destacados narcotraficantes de esa ciudad procesados por asesinato. Un informe policial cuestiona el fallo y critica 'el fácil acceso que tienen al presidente conocidos narcos de la ciudad'. Él lo niega.

La Comisión Disciplinaria del Poder Judicial acordó ayer la apertura de una información previa sobre las circunstancias que han rodeado la puesta en libertad provisional de tres mafiosos de Ceuta procesados por el asesinato de Mohamed Sadik, El Guimbi, un presunto traficante de 27 años que murió por los disparos cruzados de seis pistoleros que en 1999 rodearon el Audi en el que circulaba por la barriada del Príncipe, una de las más deprimidas de esa ciudad.

Fuentes del CGPJ señalaron que la apertura de una información previa supone una investigación 'completa' de esta decisión judicial que puede derivar en el archivo o en la apertura de un expediente contra los tres magistrados que componen la Sección y el traslado al fiscal en el supuesto de que se hayan cometido irregularidades.

La decisión del CGPJ supondrá la toma de declaración de Fernando Tesón y de los magistrados José María Pacheco y Antonio Navas, miembros de la sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz con sede en Ceuta que firmaron los autos.

Al mismo tiempo, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que preside Augusto Méndez de Lugo, acordó ayer la apertura de diligencias informativas sobre este mismo caso. La decisión se adoptó por la Sala de Gobierno, a propuesta de Méndez de Lugo, y fue votada por unanimidad.

'Vamos a investigar el caso e informarnos de lo que ha ocurrido por si los hechos que relataba EL PAÍS el pasado domingo fueran constitutivos de infracción o falta disciplinaria. Primero habrá que oir a las partes y luego resolver', señaló el presidente del TSJA, órgano del que depende los jueces de Andalucía, Ceuta y Melilla.

Un informe interno de la policía, fechado el 4 de diciembre de 2001, critica este fallo judicial y asegura que, desde el inicio de este sumario, su instrucción 'se ha interferido por un bombardeo proviniente de su órgano superior, la Sección VI de la Audiencia de Cádiz'. Y añade que su presidente, Fernando Tesón, 'aparece por la sede de los juzgados, separados físicamente de la sección, en dias impropios, sábados y festivos, con vestimentas igualmente impropias, con chándal, y que valiéndose de funcionarios por él conocidos, se interesa por la marcha de determinados y concretos procedimientos, entre ellos el que nos ocupa'.

'Se sabe el fácil acceso que a dicho presidente tienen determinados y conocidos narcotraficantes de la ciudad, acceso que trata de justificar con el hecho de que, al ser administrador de justicia, se ve en la obligación de administrar audiencia a los administrados cuando ningun otro miembro de la cadena judicial da lugar a esa práctica, puesto que tales audiencias se llevan a efecto por escrito vía denuncias, recursos, apelaciones', dice el documento.

La cuñada del juez invitó a su boda a uno de los imputados en el crimen de El Guimbi y un preso anunció que enviaba a un familiar del juez a interceder anté él por otro recluso.

Tesón, que lleva 18 años destinado en Ceuta, responde que su despacho está abierto a todos los afectados por un proceso judicial, también a los imputados, y afirma que hay una 'persecución contra él'. Niega que haya intercedido por ningún preso.

Abdelkader Alí Derdabih, de 27 años, que acompañaba a la víctima y sobrevivió a los seis impactos que recibió en las piernas, rechazó los 601.012 euros (100 millones de pesetas) que le ofrecieron después sus agresores para que no les implicara en el asesinato. Su testimonio llevó a la cárcel a Mustafá Ahmed Abdeselam, Tafa Sohdia, de 28 años, Abdallah Abdesalam Abmed, Abdedila, de 33, presuntos inductores del asesinato, asi como a Hamadi Amar Mohamed, Mario, de 38, que confesó ser el dueño del dinero empleado en el soborno.

Desde su ingreso en prisión, los tiroteos entre bandas de narcos en esta ciudad de 69.000 habitantes-54 desde 1995 con un saldo de 9 muertos y 50 heridos de bala-, acabaron. Hasta que en diciembre de 2000, la Sección presidida por Tesón apoyó los recursos de varios de los procesados y les concedió la libertad provisional. Begoña Cuadrado, la juez que los procesó, se había opuesto a sus peticiones de libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de abril de 2002