El ultra Le Pen aplasta a Jospin y disputará la presidencia de Chirac

El auge extremista y la catástrofe de la izquierda auguran un apoyo masivo a la reelección de Chirac

El ultraderechista Jean-Marie Le Pen provocó ayer un terremoto político en Francia, al obtener el 17,07% de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, por encima del primer ministro, el socialista Lionel Jospin, que fue eliminado de la carrera electoral junto con el resto de los candidatos de la izquierda. Jospin anunció anoche su retirada de la vida política, destruido a causa del hundimiento de la 'izquierda plural', cuyos componentes han acudido enfrentados a esta elección presidencial.

El respaldo a Le Pen tiene una inequívoca interpretación: es un voto contra Europa y contra la inmigración, favorecido por la obsesión de la inseguridad ciudadana que, como había dejado claro la campaña electoral, han sido los mejores avales de un líder extremista que cumple por primera vez el sueño de pasar a la segunda vuelta de las presidenciales, tras haberlo intentado antes cuatro veces. Otro ultra, Bruno Mégret, obtuvo el 2,37%.

Chevénement: 'El resultado muestra la extrema descomposición de nuestro país'
Le Pen: 'La segunda vuelta dependerá de la voluntad de acabar con la decadencia'

Esta situación transforma la segunda vuelta en un duelo entre Le Pen y el neogaullista Jacques Chirac, un hombre de 74 años contra otro de 69. Pese al débil porcentaje de voto recibido ayer, que no llegó al 20%, Chirac será sostenido por los socialistas y Los Verdes en la segunda vuelta, en un intento desesperado de convertirle en el valladar para impedir la elección de un extremista como presidente de la República Francesa, en la segunda y definitiva votación del 5 de mayo. El Partido Comunista, con poco más del 3% de votos, estaba anoche demasiado hundido para precisar su postura, aunque se da por hecho que apoyará a Chirac.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La extrema izquierda obtiene el mejor resultado de su historia, ligeramente por encima de 10% de los votos, si bien con un reparto que no ha favorecido todo lo que esperaba a Arlette Laguiller, de Lucha Obrera, que con el 5,7% de los votos mejora muy ligeramente su resultado de 1995. Laguiller siguió atacando anoche a Jospin, su obsesión a lo largo de toda la campaña en esta su cuarta elección presidencial. Otro trostkista mucho más joven, Olivier Besancenot, candidato de la Liga Comunista Revolucionaria, ha sacado partido a sus 28 años de edad y ha obtenido el 4,3% de los votos, buen resultado para una cara verdaderamente nueva en la política francesa.

Jean-Marie Le Pen celebra los resultados en la sede de su partido.
Jean-Marie Le Pen celebra los resultados en la sede de su partido.ASSOCIATED PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 21 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50