Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejero navarro de Cultura dice que allegados a Jorge Oteiza reproducen su obra para lucrarse personalmente

El consejero de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra, Jesús Laguna, vocal de la Fundación-Museo Jorge Oteiza, sugirió ayer ante el Parlamento foral que los miembros críticos del patronato han 'intoxicado' al anciano artista de Orio induciéndole a la firma de documentos cuya validez, dijo, deberán aclarar los tribunales y que han servido para 'inundar el mercado' de obras escultóricas del creador vasco, con la consiguiente 'notoria devaluación' de su precio. Laguna esgrimió artículos periodísticos para insinuar que el actual albacea y representante de Oteiza, el crítico y galerista Carlos Catalán, persigue un objetivo económico personal a través de la reproducción a escalas media y monumental de las conocidas tizas del artista. 'La itinerancia de esas obras no es internacional, sino económica', señaló Laguna en su comparecencia ante los grupos parlamentarios.

El consejero, que estuvo acompañado del secretario del patronato, Juan Ramón Corpas, presidente de la institución Príncipe de Viana, expresó su 'honda preocupación' por la reproducción sin control de la Fundación de las piezas escultóricas donadas por el artista guipuzcoano al pueblo navarro, cuya salida al mercado lesionaría los intereses de este orgnismo público.

Carlos Catalán, que compareció más tarde ante el Parlamento acompañado de los vocales del patronato Jaione Apalategui, Xavier Morrás y José Ángel Irigaray, señaló que Laguna 'miente como un bellaco'.

Los vocales críticos indicaron que la reproducción de sus obras es el producto de la 'lúcida y libre voluntad de Jorge, que ha decidido impulsar lo que el patronato ha sido incapaz de iniciar en diez años'. Catalán recordó que los estatutos facultan a Oteiza para crear nuevas esculturas o producir variantes de las mismas y venderlas libremente si lo desea.

El consejero Laguna no habló sobre la demanda judicial que tramita el juzgado de Aoiz contra el nombramiento de Alberto Rosales como director del museo de Alzuza. Sin embargo, o sí mostró su 'extrañeza' por el hecho de que, a sus 93 años, Oteiza 'sorprendentemente' decida comercializar sus obras, algo que estaría en 'absoluta contradicción' con la opinión 'reiterada y coherente' del escultor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de abril de 2002