Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP impide que el PSOE interpele en bloque a un solo ministro

El Gobierno ha comenzado a poner en práctica su anuncio de que nunca más permitirá que la oposición apabulle en las sesiones de control a un solo ministro, tal y como ha hecho el PSOE semanas atrás con el portavoz, Pío Cabanillas; el titular de Interior, Mariano Rajoy, o el ministro de Economía, Rodrigo Rato, por el caso Gescartera. Así, en la sesión de control de hoy, a pesar de que hay siete preguntas dirigidas al vicepresidente económico, Rodrigo Rato, las respuestas se las repartirán entre el propio Rato; el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el ministro de Justicia, Ángel Acebes. De momento, ésta es una versión suave del anuncio inicial del PP según el cual a un tema de economía podría responder la titular de Cultura y Educación; o el orden público recaería en la titular de Ciencia y Tecnología. En suma, se trata de poner un parapeto al ministro sobre el que la oposición quiera centrarse en bloque.

El portavoz del Grupo Popular, Luis de Grandes, señaló que se ha tenido en cuenta para designar a los ministros su competencia sobre la materia, aunque también se ha querido evitar que el PSOE 'desvirtúe los mecanismos parlamentarios'. En seguimiento del Reglamento, cualquier miembro del Gobierno puede responder a las preguntas de la oposición sin que ésta pueda exigir a un ministro determinado.

En la sesión de ayer los parlamentarios votaron a la ex ministra de Justicia y diputada del PP, Margarita Mariscal de Gante, como vicepresidenta primera del Congreso en sustitución de Francisco Camps, que deja este puesto al ser nombrado delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana. La ex ministra obtuvo 229 votos a favor, 56 en blanco y 13 nulos. La instrucción del PSOE a sus diputados fue la de votar a favor, pero distintos parlamentarios reconocieron que lo hicieron en blanco. El sufragio se realizó en urna y, por tanto, de manera secreta.

Poco antes de esta votación hubo un pequeño revuelo al sufrir el diputado socialista Luis Yáñez un momentáneo desvanecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de abril de 2002