Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FLAMENCO

Buscando nuevas vibraciones

Este Ramito de locura es el nuevo disco de Carmen Linares. En su concierto de presentación, dentro del ciclo Emociona!!! Mujer, hemos creído percibir una búsqueda de nuevas vibraciones sin salirse de la ortodoxia flamenca. Para ello incorpora versos de poetas escasamente, o nada, representados hasta hoy en el cante, como Borges (Milonga del forastero) o Valente (In pace). Y, sobre todo, llama junto a ella a un guitarrista tan creativo, y tan jondo, como Gerardo Núñez.

El concierto fue brillante, como esperábamos. Singularmente, el contrabajo de Martín, con un sonido cálido y sugerente, participó en algunos temas cuya belleza y emoción elevó de manera determinante. Y la guitarra de Núñez, por supuesto, siempre personal y rigiendo con autoridad a todo el grupo; una guitarra que siempre es gozoso oír, porque tiene un sonido de enorme y gratificante flamencura.

Un ramito de locura

Cante: Carmen Linares, con Gerardo Núñez (guitarra), Pablo Martín (contrabajo), Javier Barón (baile). Teatro Real. Madrid, 5 de abril.

En cuanto a Linares, entendemos que saliera ante el público poseída por el enorme respeto que un escenario como el Real impone a los flamencos. Pero como gran profesional que es reaccionó rápidamente, entregándose sin reservas a la magia del cante, rompió la voz en los momentos de máxima tensión y algunos de los temas -las siguiriyas, por ejemplo- fueron extraordinarios. Otros no tanto; los tangos y las bulerías se quedaron en lo convencional, y la fiesta final no parecía indicada en un recital de tan específicas características.

Un interesante esfuerzo, en cualquier caso, el de Linares y Núñez en esta nueva producción. Evidentemente los artistas flamencos serios, que pretenden dar a su trabajo dignidad y coherencia, no lo tienen fácil, debatiéndose entre repetir lo ya hecho o la búsqueda de pautas de expresión sin traicionar el espíritu de lo flamenco. Los creadores tienen un campo de acción limitado, porque tampoco el flamenco es arte que permita cualquier aportación foránea sin violencia de su naturaleza. Gerardo Núñez sabe mucho de esto, y es uno de sus más valiosos artífices.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de abril de 2002