Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saldaña reitera que la Junta no legislará para prohibir el consumo de alcohol en las calles

El Ejecutivo prepara dos decretos para actualizar la Ley de Drogas y la de espectáculos

El consejero de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, recalcó ayer que desde la Junta de Andalucía no se elaborará ninguna norma que prohíba el consumo de alcohol en la calle. El consejero aseguró ayer en una comparecencia en el Parlamento andaluz que está es una responsabilidad del Gobierno central 'si es que consideran que se ajusta a la legalidad'. El Ejecutivo andaluz no está de acuerdo con que la vía para combatir el botellón pase por restricciones y prepara un par de decretos para actualizar la ley andaluza de drogas y la de espectáculos públicos.

'¿Si los jóvenes en el botellón consumieran refrescos, también se prohibirían?', se preguntaba ayer irónicamente Pérez Saldaña en la tribuna del Parlamento andaluz, en donde comparecía a petición del Partido Popular. El titular de Asuntos Sociales vehiculó su intervención sobre dos ejes principales: sus críticas a las prohibiciones sobre alcohol previstas por el Ejecutivo central -'de la ley seca al toque de queda tan sólo hay un paso'- y su propuesta de abordar el problema del consumo 'radical y a edades cada día más tempranas' de alcohol entre los jóvenes desde un punto de vista integral, en el que las familias tengan un papel especialmente importante.

Pérez Saldaña sostuvo que en Andalucía ha descendido el consumo de alcohol entre los más jóvenes en los dos últimos años, pero que lo preocupante es el modo en el que los adolescentes lo hacen. El consejero aseguró que el Ejecutivo andaluz ve el problema del alcohol principalmente desde la salud, no desde el orden público. Así, insistió en la importancia de que desde las familias y los centros escolares se inculque entre los adolescentes una cultura de 'consumo responsable'.

Pérez Saldaña insistió en que la prohibición per se no es buena y aseguró que incluso puede llegar a ser un acicate para los más jóvenes 'ante el atractivo que siempre despierta lo clandestino'. 'Nosotros no consideramos a los jóvenes como lo hace el Gobierno central, que los trata de estudiantes fracasados y borrachines de fin de semana'.

Lo que sí quiso dejar claro el consejero es que desde el Gobierno autonómico se mira con preocupación el fenómeno del botellón, ya que, a su juicio, en relación con este chocan el derecho de los jóvenes a la diversión, con el del descanso de los residentes de las zonas en las que se concentran los jóvenes, aunque se considera este segundo más importante.

Dos decretos

El consejero aprovechó su intervención para recordar los contenidos básicos de los dos decretos que prepara el Gobierno autonómico en relación con el botellón. Así, se prevé reglamentar el acuerdo para la modificación de Ley de Drogas de 1997 y así prohibir la venta de bebidas con más de un 20% de alcohol en las estaciones de servicio próximas a autovías y carreteras. También se prohibirá la venta de alcohol entre las 22.00 horas y las 8.00 horas del día siguiente en aquellos establecimientos que no sean de hostelería. Por último, se pretende dotar a los ayuntamientos de competencias sancionadoras, tanto para cerrar locales que incumplan las normas como para recaudar el importe de las sanciones impuestas por estos motivos, unos fondos que -al estilo del uso de los bienes decomisados a los narcotraficantes- quedarían en manos de los propios municipios para sufragar los gastos generados por estas actividades.

En lo que corresponde a la Consejería de Gobernación, se marcarían los horarios de bares y discotecas y los locales de madrugada conocidos como after hours, quedarían prácticamente fuera de la ley.

La réplica a Pérez Saldaña corrió a cargo de Francisco Javier Oblaré, que criticó la labor de la Junta de Andalucía y habló del 'fracaso' del Pacto por la Noche suscrito en 1999. El diputado autonómico popular criticó los, a su juicio, escasos fondos que la Junta ha otorgado a los muncipios de Cádiz y Málaga para sus planes contra el botellón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002