Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el jefe del banco central ruso tras limitar el Gobierno su poder

El presidente del banco central de Rusia, Víctor Gerashenko, de 64 años, dimitió ayer de forma abrupta tras criticar desde la tribuna de la Duma Estatal (Parlamento federal) un proyecto de ley que limitará la libertad del banco emisor ruso. El presidente Vladímir Putin aceptó la dimisión de inmediato y propuso como sustituto de Geráshenko a Serguéi Ignátev, de 54 años, un funcionario formado en Leningrado (hoy San Petersburgo), que desempeñaba hasta ayer el cargo de primer viceministro de Finanzas.

Ignátev es un hombre de confianza de Alexéi Kudrin, el ministro de Finanzas y viceprimer jefe del Gobierno, que trabajó junto con Putin en San Petersburgo. Gerashenko opinó ayer que la nueva legislación sobre el banco central se presenta falsamente como un intento de mejorar la transparencia del banco central y, en una aparente alusión al Gobierno, exhortó a los diputados a no dejarse confundir.

Gerashenko, que estaba al frente del banco central desde 1998, es un veterano funcionario que había sido ya presidente de esta institución en tiempos soviéticos. La ley debatida ayer prevé crear un consejo nacional bancario formado por 13 personas (entre ellas varios representantes del Gobierno y del presidente), donde el banco central sólo tendría un solo delegado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de marzo de 2002