Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía busca a un menor que huyó hace 12 días de su casa

El muchacho, de 12 años, ha sido visto cerca de Las Barranquillas

Agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía han intensificado en los últimos días la búsqueda de Donovan Párraga Rodríguez, de 12 años, que falta de su domicilio de Trijueque (Guadalajara) desde el 27 de febrero. Varias personas, entre ellas una tía del chaval, le han visto en Villa de Vallecas, distrito madrileño en el que vive su abuela. La familia ha distribuido cientos de carteles con su fotografía por toda la capital y ha pedido la colaboración ciudadana para encontrar a Donovan.

Donovan Párraga regresó a su casa, en la urbanización La Beltraneja de Trijueque, la tarde del miércoles 27, tras haber dejado la ruta escolar. En el autobús había tenido una pequeña pelea con un compañero y la cuidadora le castigó con estar una semana sin ir en autocar. Al llegar a su hogar, el joven se pasó bastante rato en baño, lo que preocupó a su madre, Gloria Rodríguez. Cuando salió, aseguró que no le pasaba nada y se cambió para asistir a una clase de yudo. Pero nunca llegó al gimnasio.

Algunos vecinos lo vieron en la entrada de la urbanización tirando piedras contra el cristal de la marquesina del autobús. Otros, cuentan que lo encontraron en la vía de servicio haciendo autostop en sentido a Madrid. A sus amigos les dijo que se marchaba a Madrid, a casa de su abuela. Iba vestido con una sudadera blanca, en la que llevaba inscrito su nombre, un pantalón vaquero y zapatillas grises. Sólo llevaba consigo unos 15 euros, según su familia.

La madre de Donovan denunció su desaparición esa misma madrugada en el cuartel de Torija. En ese momento, tres patrullas de la Guardia Civil y varios familiares iniciaron la búsqueda por los alrededores de la urbanización. A la mañana siguiente se unieron 14 guardias más, un helicóptero y cuatro perros del instituto armado, voluntarios de Cruz Roja y unos 400 vecinos de La Beltraneja. Todos rastrearon unos cuatro kilómetros alrededor de las casas, pero no hallaron nada.

Primeras pistas

El segundo día de búsqueda comenzó con una noticia esperanzadora. Una tía de Donovan dijo haberlo visto en la estación de cercanías de Pozo, en Vallecas. Ella estaba subida en el tren y al pasar pudo ver con toda claridad a su sobrino. Pidió el teléfono móvil a una pasajera y avisó a su hermano y padre del menor, Francisco Párraga, que se encontraba a esa hora en la comisaría de Villa de Vallecas.

A pesar de llegar en menos de cinco minutos, el hombre no pudo ver a su hijo. 'Mi hermana está segura de que era él, porque al ser bastante alto para su edad [mide 1,65 metros] anda con grandes zancadas y de forma un poco desgarbada. Calza un 42', relata su padre. Guardias civiles de Torija se desplazaron el viernes a Entrevías, el barrio donde vive la abuela de Donovan. Estuvieron patrullando la zona y preguntando a los vecinos y comerciantes de la zona.

Al día siguiente, la empleada de una cafetería del centro comercial Eroski, de Vallecas, aseguró que el joven le había pedido un vaso de agua. Unos 25 familiares estuvieron vigilando toda la jornada las entradas y los pasillos del hipermercado, por si el chaval decidía regresar. Todos los intentos resultaron vanos. 'No creo que mi hijo esté acostumbrado a pasar tanto tiempo fuera de casa. No es un chaval al que le guste la aventura. Además, es muy comodón y le encanta ver la televisión, darse un baño todos los días y comer bien', subraya el padre.

La voz de alarma surgió cuando un ex policía colombiano, que vive en Entrevías, se dirigió a la comisaría de Villa de Vallecas para comentar que había visto al menor. Éste, según él, viajaba el lunes, junto con un 'toxicómano desaliñado y sucio', en un autobús de la línea 130 (Villaverde Alto-Vicálvaro). Se montó en Villa de Vallecas y se bajó en la parada por la que se entra al poblado de venta de droga de Las Barranquillas. Llevaba una chaqueta de color beis que le quedaba grande.

'Esta persona está segura al 100% de que se trataba de Donovan: mi hijo sufre problemas de deshidratación y, cuando le ocurre eso, le salen heridas en el labio y junto a la nariz. Él lo describió con total certeza', explica el padre. 'Le sorprendió que a un toxicómano con tan malas pintas le acompañara un niño tan guapo', añade. Un coche camuflado, en el que iban los familiares, rastreó el poblado el miércoles sin resultado.

'Vuelve cuanto antes'

Francisco Párraga quiere transmitir un mensaje claro a su hijo: 'Vuelve cuanto antes. Nadie va a tomar represalias contra ti por lo ocurrido'. Ahora teme por el destino de Donovan: 'No me extrañaría que le hubieran robado el reloj que llevaba [un Lotus valorado en 120 euros] o las deportivas, que eran de marca', afirma. La familia del chaval ha pedido también el apoyo del Defensor del Menor, Pedro Núñez Morgades, que ha tomado un gran interés por el caso. La búsqueda de Donovan ha llegado hasta el parque de ocio de la Warner, en San Martín de la Vega. Su madre le había prometido ir en agosto, pero él insistía en visitarlo antes: había visto en televisión que lo abrirían pronto. La familia ha recorrido toda la zona y ha visitado los cuarteles de la Guardia Civil en Pinto, San Martín de la Vega y Arganda para repartir carteles con su fotografía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de marzo de 2002

Más información