Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barberá cambia un solar urbanizable por dos casas en El Cabanyal que sobrevalora

La comisión de gobierno del Ayuntamiento de Valencia, que preside Rita Barberá, ha decidido cambiar un solar urbanizable de propiedad municipal por dos casas de El Cabanyal, que se destinarán a la ampliación del Museo de la Semana Santa Marinera. La decisión no tendría nada de inusual si no fuese porque el grupo municipal socialista, a través del edil Juan Soto, pidió ayer que se deje sin efecto la permuta de un asunto que califica de 'turbio y extraño'.

Dos son básicamente las razones por las que los socialistas piden que no se ejecute la permuta: la concatenación existente entre la compra de los inmuebles por parte del promotor y las decisiones del Ayuntamiento de Valencia respecto a su intención de ampliar el museo, por un lado, y la sobrevaloración de las casas intercambiadas por el solar municipal, por otro.

'O este promotor tenía poderes adivinatorios o estaba muy bien informado de las intenciones del equipo de gobierno', dijo ayer Juan Soto. Entre el 1 y el 26 de marzo de 2001, Jaime Febrer, en representación de Construcciones Valencia Constitución, SL, compró las casas de planta baja y piso correspondientes a la calle de Rosario números 7 y 5 del barrio de El Cabanyal. El 2 de mayo se aprobó definitivamente el plan de remodelación de El Cabanyal, tras más de un año de tramitación, sin que se hubiese grafiado la ampliación del citado museo de la Semana Santa Marinera. Sólo un mes después, el 6 de junio, el equipo de gobierno encargó a Patrimonio la compra de las dos casas de la calle de Rosario.

Según explica Juan Soto, al no haberse previsto en el planeamiento urbanístico aprobado un mes antes, la expropiación de las casas para uso público ya no era viable, por lo que había que negociar con el propietario para la compra o permuta de los inmuebles. El edil socialista argumenta que 'con una celeridad desconocida en este Ayuntamiento' se localizó al propietario, que sólo se ofreció a permutar las casas sin perder dinero.

Un 30% más caro

Las casas, con un valor catastral de 13.952 euros (2,3 millones de pesetas), se valoraron por el Ayuntamiento en 219.369 euros (36,5 millones de pesetas). Es decir el mismo precio que el promotor aseguró haber pagado más aparte los gastos de notaría. Un precio que, según el propio servicio municipal de Patrimonio, es entre un 25% y un 30% más caro del de mercado en esta zona de El Cabanyal. El socialista Juan Soto se mostró ayer asombrado de que el promotor localizase en su segunda comparecencia ante los técnicos municipales el solar que le interesaba en la calle de José Andreu Alabarta, donde ahora podrá levantar siete plantas más ático tras pagar una diferencia de 144.242 euros (24 millones) por el mayor valor del terreno municipal.

El concejal de Hacienda, Alfonso Grau, negó ayer que el promotor hubiese ganado dinero con la operación, dado el poco tiempo transcurrido entre la compra y la venta y acusó al PSPV de oponerse a la ampliación del museo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002