Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Calidad de Enseñanza en Informática

Respecto al artículo de El PAÍS Andalucía del 12 de febrero sobre la adjudicación de los contenidos de Informática de la ESO al Profesorado de Tecnología y en respuesta al descontento manifestado por dos profesores de Tecnología en este mismo periódico, en los días 21 y 25 de febrero, comunicamos que:

Sí existe un borrador de decreto del Gobierno con este propósito, con la única particularidad de que El PAÍS no concluyó la expresión diciendo '...del Gobierno de Andalucía'. Los contenidos mínimos regulados para la ESO pueden respetarse sin incapacitar a los profesores de Informática para seguir enseñando Informática en la ESO. Es evidente que los profesores de Tecnología desconocen nuestra preocupación por la insuficiente dotación de equipos, por el concurso de traslados, o por el escaso uso de las TIC.

En ese afán de desviar la atención, para camuflar un problema, cabe destacar la confusión introducida en los lectores, que no tienen por qué distinguir entre 'unas enseñanzas de Informática' y 'una asignatura de Informática', como tampoco lo diferenció EL PAÍS en su artículo anterior. Es injusto que nos arrastren por el camino de lo irrelevante, desde el sentido común hasta los tecnicismos absurdos, pues con ellos en la mano, los contenidos o enseñanzas de Historia podrían insertarse dentro de la asignatura titulada Lengua, lo que no significaría que los profesores de Lengua vayan a impartir la asignatura titulada Historia, pues el título de esta asignatura de Historia permanece en vigor, aunque ya no tenga contenidos.

También se nos descalifica por querer nuestras enseñanzas en exclusiva, al igual que ocurre en todas las especialidades, por lo que pedimos disculpas por el atrevimiento, de pretender que cada uno siga en su especialidad, sin que nadie relegue a nadie. Pero que sepa el lector que nuestra propuesta, al parecer desconocida por el profesorado de Tecnología, no los excluye a ellos, tal y como la situación entrante nos excluye a nosotros: Pretendemos que el área de Tecnología se pueda (no se 'tenga') desdoblar en dos materias según las necesidades y el personal de cada centro, tal y como ocurre en el área de Ciencias de la Naturaleza.

En cuanto a la capacitación del profesorado de Tecnología para impartir Informática, es del dominio público que su titulación universitaria, contenidos de oposición, experiencia laboral, y en definitiva, su formación acreditada, no está mínimamente relacionada con los contenidos de sistemas operativos, aplicaciones informáticas, bases de datos, lenguajes de programación, redes, Internet, y otros, que podrán impartir próximamente, eso sí, a costa de perjudicar la formación de los alumnos, y la enseñanza de la informática, actualmente organizada por profesionales especializados en esa materia. Con los argumentos de estos dos profesores de Tecnología, cualquiera se podría considerar preparado para enseñar a escribir correctamente, o a operar matemáticamente, pero para llevar a cabo esta labor con unas mínimas garantías de calidad, están los especialistas correspondientes.

Considerando la preocupación de la Consejería de Educación por los aspectos que afectan a la Calidad de Enseñanza, no podemos concebir que desde el día 14 de diciembre de 2001, en que venimos reiterando sus intervenciones, no se haya podido iniciar un estudio de este problema. Estamos seguros de que la Consejería nos comunicará algún día las razones que aconsejan su voluntad de impedirnos enseñar Informática en la ESO.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002