Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

130 profesores de la UPV consideran 'correcto' que se retire la cátedra a Edurne Uriarte

Prosigue el cruce de manifiestos en torno a la polémica sobre la concesión y posterior retirada de una cátedra de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco (UPV) a la profesora Edurne Uriarte. Ciento treinta profesores de la universidad pública hicieron público ayer un comunicado en el que califican de 'correcta y propia de un órgano garantista' la decisión de la comisión de reclamaciones de retirar la concesión de la cátedra a la profesora al aceptar una reclamación del otro aspirante al puesto, Francisco Letamendia.

Los firmantes acusan al director del departamento de Ciencia Política, Francisco Llera, y a Uriarte de haber recurrido a un 'nuevo y maniqueo macarthysmo' y de poner a toda la universidad bajo sospecha. También critican lo que denominan 'presiones políticas' y 'fábulas mediáticas sobre una universidad supuestamente chantajeada desde el miedo'.

Afirman estos docentes que no alcanzan a entender por qué tres miembros del tribunal opositor aprobaron a Edurne Uriarte en la prueba de currículo y no a Francisco Letamendia cuando ella tiene un sexenio de investigación y él, dos.

El pasado otoño, 42 profesores criticaron por escrito la concesión de la plaza a Uriarte. Otros 71 docentes salieron en defensa de la docente. La semana pasada, responsables de 22 de los 30 centros de la UPV apoyaron expresamente a la comisión de reclamaciones.

Por otra parte, un grupo de radicales abucheó e insultó en la mañana de ayer a la profesora Gotzone Mora en el campus de Leioa de la universidad pública cuando se disponía a entrar en la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación, donde imparte clase. Éste no es el primer episodio violento que sufre Mora, militante del PSE, quien hace unas semanas también fue insultada a la salida de clase. La docente declaró ayer a Vasco Press que 'en el último cuatrimestre la presión contra los profesores amenazados se ha elevado muchísimo' hasta crear un ambiente 'insufrible'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2002