Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación considera legal el suelo del futuro centro comercial de Barakaldo

El proyecto de construir un gran centro comercial en Barakaldo, una inversión de 270,4 millones de euros, tiene ahora más visos de desarrollarse. Un informe concluido ayer por la Diputación de Vizcaya considera que el suelo de las vegas de Ibarreta-Zuloko, donde se prevé instalar el centro, era 'urbano' en 1988, una calificación urbanística que limita la protección ambiental de esta zona a una pequeña superficie. Dicha protección fue anunciada hace un mes por el Ministerio de Medio Ambiente, al considerar la zona surcada por el río Castaños de dominio público marítimo-terrestre, y suponía la imposibilidad de actuaciones urbanísticas en 100 metros lineales a ambos márgenes.

La certificación de su carácter urbano por la Diputación limita el área protegida a 20 metros lineales, con lo que el proyecto apenas se alteraría.

El informe del Departamento foral de Urbanismo se enviará en los próximos días a la Dirección General de Costas, que lo solicitó a principio de mes para aclarar si la zona era urbana o no en 1988, año sobre el que actúa la ley de Costas. 'Con lo que determine la Diputación, se establecerá el área de protección a 20 o 100 metros', dijeron la pasada semana fuentes próximas a Medio Ambiente.

En las dos últimas semanas, la polémica por el proyecto comercial en Barakaldo -ubicado frente a Max Center justo al otro lado de la autopista A-8- ha estado parada por cuestiones jurídicas. La clave para determinar la protección o no de la zona es la calificación de los terrenos de las vegas de Ibarreta-Zuloko en 1988, cuando se promulgó la ley de Costas y que actúa sobre la situación existente en ese año.

A mediados de siglo, esta zona estaba calificada como suelos con vocación industrial y residencial, merced a una orden de 1964. Con la democracia y el desarrollo de las primeras normas subsidiarias de Barakaldo a principios de los 80, se cambió la clasificación, pero no llegó a aprobarse definitivamente hasta 1992, cuando la zona quedó catalogada como urbana o urbanizable. Finalmente, en agosto de 2000 entró en vigor el nuevo plan urbanístico de Barakaldo, que califica la zona como urbana para actividades económicas y residenciales.

El informe de la Diputación reconoce que 'la situación urbanística de Barakaldo en 1998 era confusa', pero añade que 'puede afirmarse que el planeamiento en vigor en 1998 era el Plan General de Bilbao y su Comarca, aprobado por orden ministerial de 24 de enero de 1964. Conforme a este planeamiento el suelo de la zona Ibarreta-Zuloko tenía la clasificación de suelo urbano'.

La respuesta foral a Costas incluye reproches a este organismo al apuntar que, durante la tramitación del plan urbanístico de Barakaldo aprobado en 2000, 'no se establecía ninguna objeción al desarrollo urbanístico de esta zona, debido a que dichos terrenos no pertenecían a la zona marítimo-terrestre'.

Por ello, la Diputación señala que plantear la protección de la zona ahora 'podría suponer que está actuando en contra de sus propios actos' y con una aplicación de la ley de Costas 'interesada y parcial'. Añade la institución foral que la petición de este informe para aclarar la calificación del suelo 'resulta incomprensible' e 'improcedente', aunque decide elaborarlo con el fin de 'que sirva para superar la situación de inseguridad jurídica creada'.

Con esta respuesta, Costas debe elaborar ya el expediente de deslinde para su publicación en el Boletín Oficial del Estado, en el que se determinará la zona de Ibarreta-Zuloko que debe ser protegida.

El proyecto Megapark incluye una superficie de 32,5 hectáreas. De ellas se prevé destinar 12,5 a actividad comercial, entra las que destaca la presencia prevista de la multinacional sueca del mueble Ikea, la firma Conforama (dedicada al hogar), la tienda deportiva Decathlon; Mediaworkt y Boulanger, especialistas en electrodomésticos e informática; Norauto, del sector del automóvil, y la cadena hotelera francesa Novotel, que quiere instalar un hotel en el parque comercial. Además está prevista la construcción de 324 viviendas, 10, 4 hectáreas de zonas verdes, 9,6 de nuevas calles y 8.000 aparcamientos.

El tercer informe

Este último informe es el tercero elaborado por la Diputación sobre esta materia. Cuando hace un mes se conoció el anuncio del ministerio de proteger la zona, el Departamento foral de Urbanismo -que al igual que el ayuntamiento baracaldés apoya el gran proyecto comercial- envió un escrito al consistorio, luego remitido a Costas, en el que explicitaba la existencia de 'diferentes circunstancias que hacen difícil establecer con total claridad la clasificación del suelo de Ibarreta-Zuloko en 1988'. El documento no tomaba una posición clara en sus conclusiones al afirmar que 'puede decirse que [el suelo] ha tenido vocación de ser urbanizado'. Ante las dudas de este escrito, la Diputación envió en enero otro en el que se afirmaba que 'existen datos para considerar que el suelo de Ibarreta-Zuloko estaba clasificado como urbano o urbanizable'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2002

Más información