Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno facilitará a los inmigrantes la gestión del permiso de residencia

El servicio gratuito se prestaría en las capitales

El Gobierno vasco quiere crear a través de la Dirección de Inmigración una red de oficinas de asesoría legal que se dediquen en exclusiva a facilitar a los extranjeros la tramitación de su primer permiso de residencia. Su director, el africano Omer Oke, explica que esta ayuda se ofrecería de manera gratuita en Vitoria, Bilbao y San Sebastián mediante convenios con los correspondientes colegios de abogados. Oke precisa que el de Álava es el único de los tres al que por el momento ha consultado y que ha acogido la idea con interés. Inmigración estima que en Euskadi viven unos 3.000 sin papeles.

Las ONG han asumido actualmente esta labor de asesoramiento para solicitar el permiso de residencia y realizar otros trámites para su regularización administrativa, según recalca Oke. No obstante, también añade que muchos inmigrantes afrontan por su cuenta la laboriosa tarea de hacer trámites ante la Administración. El objetivo ahora es involucrar a la Administración en esta labor.

Ésta sería una de las iniciativas con las que, dentro del estrecho marco competencial de Euskadi en esta materia, la recién creada Dirección de Inmigración, incluida en el Departamento de Asuntos Sociales, pretende facilitar la vida y la integración social a los extranjeros que viven en la comunidad autónoma.

El Gobierno vasco está preparando un requerimiento para solicitar al Ejecutivo central que elimine el veto a la regularización de los inmigrantes sin papeles que ya están en España. Si se niega o no contesta, Oke asegura que Vitoria llevará el asunto a los tribunales. IU, varios sindicatos y ONG tienen previsto recurrir en breve ante el juez la resolución. Desde su nombramiento, hace casi cuatro meses, y recién aprobado el presupuesto de su área (seis millones de euros), Oke prepara el borrador del plan vasco de inmigración, que debatirá con el resto de las consejerías, antes de someterlo a la opinión de los colectivos sociales y el resto de los partidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2002