Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA CONTRA EL TERRORISMO

Jóvenes contra la violencia

Los jóvenes de los partidos democráticos vascos no quieren llevar a cuestas en solitario la tristeza que les ha dejado el atentado contra Eduardo Madina, miembro de las Juventudes Socialistas de Euskadi. Tampoco están dispuestos a derrumbarse. Así que han decidido unirse, derribar muros que les separan y tomar las riendas de la movilización social. Todos se dedican a la política de manera altruista y tratan de no pensar que pueden estar en la diana del terrorismo.

El primer acuerdo conjunto lo suscribieron el mismo día del atentado contra el joven socialista, el pasado martes. Los colectivos políticos y sindicales juveniles se reunieron y en apenas media hora acordaron convocar una manifestación para hoy, a las 17.30 en Bilbao, bajo un único lema: 'No hay más patria que la humanidad', una premisa que tiene en el ideario de su cabecera Eduardo Madina.

Unos postulados que comparte Beatriz Moreno, vicesecretaria general de las Juventudes Socialistas vascas, edil de Portugalete y amiga de Edu, como todos le llaman. La voz de esta joven es contundente pero el brillo de sus ojos oculta la pena. Tiene 23 años y ya conoce de cerca la violencia. 'Los jóvenes tenemos fuerza para seguir luchando y vamos a contribuir a buscar soluciones. Que nadie piense que nos vamos a rendir'.

Su compañero Daniel Díez, de 28 años, secretario general de la misma organización, menciona el nombre de Edu, su amigo, en cada una de sus frases. 'Nosotros podemos aportar un granito de arena, servir de ejemplo'. Tras la manifestación, tienen previsto proponer una reunión 'sin condiciones'.

Las diferencias a menudo irreconciliables entre las direcciones del PSE y el PNV parecen desvanecerse cuando habla Maitane Leizaola, de 25 años, miembro del consejo nacional de las juventudes nacionalistas. Reconoce que los jóvenes poseen una fuerza especial. 'No somos ejemplo ni referencia de nada pero es verdad que podemos llegar antes a acuerdos'.

Condiciones

La única agrupación juvenil que pone condiciones al diálogo es la del PP. Gonzalo Zorrilla, de 26 años, abogado y presidente de Nuevas Generaciones en Vizcaya, no tiene reparos en afirmar que su organización está dispuesta a buscar puntos de encuentro con todos menos con Batasuna. 'Con ellos y su entorno hay que acabar'.

El tiempo de Diego González, de 22 años, se distribuye entre sus estudios de 4º de Derecho, su trabajo de barrendero los fines de semana y su responsabilidad en el Área de la Juventud de IU-EB. Piensa que en las organizaciones juveniles hay otro talante, otra manera de ver las cosas, lo que facilita el diálogo. 'Quizá haya menos intereses creados. Hablamos más'.

No parece que Ariz Bengoetxea, de 24 años, y coordinador de las Juventudes de EA en Vizcaya, piense distinto. 'La política de altos vuelos tiene hipotecas que dificultan sus relaciones. Nosotros, no'. Jagoba Larbutu, su homólogo en Guipúzcoa, lamenta que la unidad se rompa tras un atentado. Todos confían en que tras la manifestación la unidad prosiga. Para que no cunda el desamparo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2002