Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio sobre la calidad de vida desvela fuertes contrastes entre la costa y el interior de Málaga

23 municipios carecen de biblioteca y en otros 10 no se ejecuta una obra desde 1995

Los estudios previos para la formulación del programa de actuaciones estratégicas de la provincia de Málaga, Madeca 10, que impulsa la Diputación, han permitido constatar con todo tipo de datos una realidad que hasta ahora sólo era una mera sospecha: los fuertes contrastes en la calidad de vida entre el interior y la costa. El elevado índice de dependencia económica, una tasa aún elevada de emigración, un alto porcentaje de población envejecida, la debilidad de las infraestructuras, y las carencias en equipamientos sanitarios y educativos caracterizan a más de una tercera parte de los municipios malagueños, que se esconden tras el esplendor del litoral.

'Cualquiera de los indicadores que cojamos nos muestra una absoluta diferencia entre el litoral y el interior, y eso es territorial y políticamente muy preocupante', explicó ayer el vicepresidente de la Diputación, Rafael Rodríguez (IU), quien agregó que la corrección de estos desequilibrios internos de la provincia debe ser la principal aspiración del plan Madeca, programa estratégico en cuya elaboración participan todas las instituciones de la provincia, agentes sociales y entidades y organizaciones privadas.

Para el estudio de diagnóstico sobre la calidad de vida de la provincia, el profesor de Econometría de la Universidad de Málaga Antonio Clavero ha utilizado unas 400 variables, agrupadas en 14 bloques temáticos, y ha elaborado un índice sintético que contempla 71 indicadores. La tabla obtenida muestra un grupo de 16 municipios donde mejor se vive, entre los que están los 13 del litoral, además de otros tres muy próximos a la costa (Ojén, Benahavís y Alhaurín de la Torre). Tras ellos se sitúan dos grupos de localidades de la Vega de Antequera y del Valle del Guadalhorce y las cabeceras de comarca. Los principales déficits se localizan en municipios de la serranía de Ronda y de La Axarquía.

Los contrastes son especialmente significativos en los indicadores relacionados con la renta y el consumo. La renta media provincial se sitúa en torno a 8.500 euros (1,4 millones de pesetas), superior a la media andaluza pero inferior a la nacional, pero con valores extremos muy marcados. Así, en la capital y los municipios de la Costa del Sol Occidental se sitúa por encima de 12.000 euros (dos millones de pesetas), mientras que en 15 municipios de las sierras no se alcanzan los 7.200 euros (1,2 millones de pesetas). La renta media de la provincia ha crecido en los últimos cinco años un 25%, lo que da idea del dinamismo del litoral, pero en cuatro municipios de la Serranía de Ronda y en uno de La Axarquía ha decrecido.

Pero no sólo los indicadores económicos son los que marcan grandes diferencias. Hay otros de índole cultural y social que, según confiesa el autor del estudio, son los que más le han sorprendido. Por ejemplo, en la mitad de los 100 municipios de la provincia no hay instalada ni una sola línea telefónica RDSI, 23 localidades no disponen de una sola biblioteca, y en 10 no hay oficina bancaria.

Otros indicadores que llaman la atención es que en la provincia española que más inversión inmobiliaria acaparó en el último año, existan 10 localidades, todas ellas de sierra y siete en la Serranía de Ronda, en las que no se ha ejecutado ni una sola construcción entre 1995 y 2000. El ritmo medio de construcción en dicho quinquenio para el conjunto de la provincia fue de 4,5 viviendas por cada 100 habitantes, cuando la media andaluza fue de 2,3, aunque en 12 municipios costeros -todos menos la capital- se superó la ratio de 20 casas por cada 100 residentes.

El estudio apunta también las potencialidades del interior, apreciaciones que justamente coinciden con valores que en el litoral aparecen ya agotados como la baja densidad de población, el bajo valor de la tierra y de la propiedad urbana, y las posibilidades de definir un turismo selectivo.

Población concentrada

Uno de los elementos que posiblemente dificultará acometer las fuertes inversiones que posiblemente requerirán los proyectos que el plan estratégico Madeca 10 defina como necesarios es la asimetría de la población. Y es que el 86% de los habitantes de la provincia se concentran en sólo 18 de los 100 municipios (los 13 costeros y otros colindantes). Por el contrario, hay 25 municipios de sierra con menos de 1.000 residentes, que sumados, no representan ni el 1% de la población total de la provincia. Ello hace que, aunque la densidad media sea de 51 habitantes por kilómetro cuadrado, Málaga, Torremolinos, Fuengirola y Benalmádena superan el millar. Una de las características más significativas de la población malagueña es su envejecimiento. Casi la quinta parte (19%) tiene más de 65 años, segmento que ha aumentado un 53% en los últimos 10 años. Según el vicepresidente de la Diputación, Rafael Rodríguez, ello va a obligar a destinar importantes recursos para la atención a esta población, pero no sólo asistencial, sino para ofrecerles alternativas de ocupación y de ocio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2002

Más información