Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Fiscal obliga a Cardenal a escuchar las quejas del fiscal que intentó imputar a Piqué

Diez consejeros dejan en evidencia al fiscal general con sus votos a favor del represaliado

El fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, sufrió ayer otra severa derrota por parte de sus subordinados, que le impusieron por abrumadora mayoría aceptar la comparecencia del fiscal Bartolomé Vargas ante el Consejo Fiscal y escuchar los argumentos de éste contra su traslado forzoso tras haber propuesto la imputación del ministro de Exteriores, Josep Piqué, en el caso Ercros. Fuertemente contrariado al ser derrotado por 10 a 2, Cardenal hizo constar su oposición expresa a la comparecencia de Vargas y limitó a 10 minutos la intervención del fiscal represaliado.

Cardenal sufrió ayer una severa derrota por parte de todos los consejeros fiscales, conservadores y progresistas, que al votar juntos le obligaron virtualmente a recibir al fiscal del caso Ercros, Bartolomé Vargas, quien el pasado septiembre fue retirado del proceso y trasladado forzosamente de despacho y edificio tras reclamar en dos ocasiones que el ministro de Exteriores, Josep Piqué, compareciese como imputado ante el Tribunal Supremo.

Tras la comparecencia de Vargas, el Consejo Fiscal exigió al fiscal del Estado que en el futuro cuide al máximo las garantías en los casos de traslados de fiscales en contra de su voluntad. Así, cuando se produzcan casos similares, deberá pedirse dictamen previo a la Junta de fiscales de Sala y deberá hacerse una interpretación rigurosa de las normas.

Sin embargo, será difícil que vuelvan a producirse casos similares, ya que, según fuentes fiscales del Supremo, Cardenal ha ordenado que, en adelante, las causas contra ministros las lleven personalmente el teniente fiscal del Supremo, José María Luzón, o los dos fiscales de Sala, José Aranda y Eduardo Torres-Dulce, para que no tengan que pasar por las juntas de la sección de lo Penal.

Bartolomé Vargas había pedido comparecer ante el Consejo Fiscal, pero Cardenal trató de impedirlo con el argumento de que se trataba de 'un precedente insólito que carece de toda apoyatura jurídica'. Sin embargo, según fuentes fiscales, los consejeros le recordaron ayer la existencia de precedentes de fiscales que habían comparecido ante el Consejo por diversos motivos.

Cardenal sólo fue secundado en su oposición a la comparecencia de Vargas por el teniente fiscal, José María Luzón. El Inspector Fiscal, Juan José Martínez Zato, y los nueve consejeros fiscales, -siete de la conservadora Asociación de Fiscales (AF) y dos de la Unión Progresista de Fiscales (UPF) - votaron en contra de Cardenal y a favor de la comparecencia de Vargas.

Duramente contrariado, Cardenal pidió que constara en acta su rotunda oposición a que Vargas informara ante el Consejo. Sin embargo, frente a tan abrumadora mayoría, aceptó someterse al criterio del Consejo y que Vargas compareciese ayer mismo.

Cardenal aceptó, pero a regañadientes: repitió hasta tres veces que se hiciese constar que la comparecencia se hacía 'en contra' de su voluntad y limitó previamente a 10 minutos el tiempo de comparecencia de Vargas. Según fuentes fiscales, en la ultima fase de su intervención le 'estuvo interrumpiendo, apremiándole para que acabara'.

Vargas compareció ante los vocales un tanto tenso, pero aguantando el tipo, según las citadas fuentes. Manifestó que no discutía las facultades del fiscal general para relevarle del caso Ercros. 'Cualquier fiscal del Tribunal Supremo podría haber llevado el caso igual o mejor que yo', dijo, pero rechazó 'los modos y las formas' que se utilizaron para su relevo.

Fines sancionadores

En esa línea, lamentó que una 'mera discrepancia' jurídica en un proceso penal hubiera dado pie a un traslado con 'fines sancionadores' y expuso que su mujer, que también es fiscal, había recibido ataques en algún medio de comunicación a raíz del caso. Concluyó pidiendo que nunca un fiscal vuelva a ser trasladado de esa manera.

Tras su intervención, los vocales de la UPF propusieron una respuesta más contundente, sin descartar incluso la reprobación de Cardenal, aunque finalmente aceptaron una solución de compromiso sobre las garantías para el futuro.

El Consejo Fiscal acordó también proponer el nombramiento del teniente fiscal Anticorrupción, Luis López Sanz, como nuevo fiscal del Tribunal Supremo.

Por su parte, la UPF criticó ayer las instrucciones de Cardenal para que los fiscales se opongan a celebrar juicios por videoconferencia en ausencia de imputado, postura que consideran 'poco compatible con la modernización de la Justicia'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de febrero de 2002