El portero encarcelado por arrojar al mar al ecuatoriano ahogado aduce que pensó que 'seguiría nadando'

La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Barcelona, Maria Asunción Gónzalez, dictó ayer prisión provisional sin fianza para el estadounidense James Anglada, principal implicado en la muerte de Wilson Pacheco, el ecuatoriano que murió ahogado el pasado 27 de enero tras recibir una paliza en la zona de ocio Maremágnum, de Barcelona, y ser lanzado a las aguas del puerto. Anglada, portero del local Caipirinha, huyó primero a Francia y luego a su país tras los hechos, pero se entregó el jueves a la Policía en el aeropuerto de Barcelona. La juez le imputa un delito de homicidio con dolo eventual (es decir, que se pudo imaginar y aceptó el resultado de su acción), que conlleva una pena de 10 a 15 años de cárcel. Anglada reconoció ayer que tiró a Pacheco al agua y aseguró que está arrepentido. 'Todo fue involuntario', explicó antes de declarar ante la juez. 'Le empujé', admitió. 'Pensé que saldría por sí solo, ya que él nadaba y seguía nadando. Nunca quise que nadie muriese', añadió.

Más información

Para los otros tres acusados que intervinieron en la paliza que recibió Pacheco, la juez ha decretado libertad provisional bajo fianza de 6.000 euros. Mariano R., portero del local Mojito, se encuentra en libertad desde la noche del jueves mientras que Antonio Q. y David G., abandonaron la cárcel Modelo a las seis de la tarde de ayer. La juez les imputa un delito de omisión del deber de impedir un crimen, castigado con seis meses a dos años.

La familia de Pacheco, que será enterrado hoy, anunció que recurrirá la excarcelación. Según el coordinador de la Asociación de Ecuatorianos de Cataluña, Javier Pedreño, el auto es 'irregular' y 'deplorable', puesto que 'intenta desligar la paliza del hecho de tirarlo al agua'.

Por su parte, el ex secretario de Esquerra Republicana (ERC) y ex presidente del Parlamento de Cataluña Heribert Barrera, que en alguna ocasión ha realizado declaraciones de contenido xenófobo, defendió la actuación de los acusados por el homicidio de Pacheco. 'Es difícil pedir a alguien a quien pegan que no devuelva el golpe y en este caso el muerto había lanzado unos cristales y había herido a uno de los acusados', dijo Barrera a la emisora COM Radio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de febrero de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50