Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pere Formiguera exhibe en el MNAC una serie de retratos con los ojos cerrados

Durante muchos siglos, el hombre no tuvo más imagen de sí mismo que la devuelta por el espejo o cualquier superficie reflectante; una imagen invertida y, por tanto, necesariamente inexacta. Pero uno mismo no tenía modo de verse con los ojos cerrados, algo que sólo fue posible a partir del descubrimiento de la fotografía. El fotógrafo Pere Formiguera ha querido rendir homenaje al género con una serie de retratos de personalidades de distintos ámbitos de la cultura, la ciencia y el deporte inmortalizados con los ojos cerrados. Se titula Ulls clucs y se expone desde hoy y hasta el 21 de abril en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), al que el autor ha donado las 74 imágenes que integran la serie.

Ulls clucs no es una serie cerrada, pues Formiguera tiene previsto seguir trabajando en ella. Hasta la fecha, el proyecto abarca, entre otros, los retratos de los fotógrafos Toni Catany y Joan Fontcuberta; las escritoras Ana María Matute y Carme Riera; los artistas Antoni Tàpies, Frederic Amat y Perejaume, y el futbolista Pep Guardiola.

'Dejarse retratar con los ojos cerrados supone tener mucha confianza en el fotógrafo', reconoce el autor. A cada uno de sus modelos le hacía 10 fotos, en blanco y negro, y desde el primer disparo hasta el último no les dejaba abrir los ojos. Manuel Úbeda, que comparte oficio con Formiguera, destaca la lucidez del autor al idear el proyecto, pues fotografiar a alguien con los ojos cerrados es desenmascararle, evitar que éste proyecte una determinada imagen de sí mismo: 'Te quedas desarmado a la hora de proyectarte, estás completamente desnudo aunque no te hayas quitado la ropa'. En opinión del filósofo Josep Maria Terricabras, paradójicamente 'ésta es una exposición sobre la mirada'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2002