Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscal mantiene su petición de 20 años de cárcel para el acusado del crimen de Pozuelo

La fiscal en el juicio que trata de dilucidar las circunstancias de la muerte de la prostituta Esther Redondo, de 27 años, a manos de Vicente Isabel Burgos, de 33, en Pozuelo de Alarcón el 2 de mayo de 2000, mantuvo ayer su petición de 20 años de cárcel para el acusado. 'Quería matarla y la mató', dijo la fiscal, para quien el hecho de que el presunto asesino se entregara días después a la Guardia Civil 'no supone una atenuante'.

Según el relato de la fiscal, la mañana de los hechos el acusado asestó dos puñaladas a la joven, en la espalda y el abdomen, tras mantener relaciones sexuales con ella. Cuatro días despues se entregó en el cuartel de la Guardia Civil de Mora (Toledo).

En el juicio, que ayer quedó visto para sentencia en la Audiencia Provincial, las partes elevaron a definitivas sus conclusiones. La defensa siempre ha mantenido que Vicente Isabel actuó 'sin control, bajo los efectos del alcohol', y ayer reiteró su petición de 'libre absolución'. Pero la fiscal y las acusaciones particular y popular (ésta ejercida por la Comisión contra los Malos Tratos a Mujeres) coincidieron en mantener la pena solicitada desde el inicio del proceso: 20 años de cárcel por un delito de asesinato. El acusado pidió ayer perdón a la familia de la víctima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de febrero de 2002