Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un supuesto violador acusado de asaltar a 24 mujeres en Málaga

La policía detuvo ayer en Málaga a J. C. G., un hombre nacido en 1973 al que acusa de haber asaltado a 24 mujeres, de las que consiguió violar a 12. Se trata de un violador en serie que comenzó a actuar hace unos dos años, al principio contra mujeres casadas y en los últimos tiempos contra estudiantes extranjeras. Desde hace meses, un dispositivo permanente de 35 agentes de policía trabajaba para encontrar a este hombre del que se llegaron a hacer numerosos retratos robot.

Fue detenido en la mañana de ayer en la puerta de un colegio privado en el que trabaja como profesor de educación física. Del interrogatorio y el registro de su domicilio, autorizado por el juez, la policía considera documentadas 12 violaciones consumadas y 12 frustradas. Se sabe que es ingeniero técnico y que además de las clases colaboraba en tareas administrativas e informática con el filial del Málaga Club de Fútbol de Tercera División. No tenía antecedentes y contrajo matrimonio hace poco. Mañana pasará a disposición judicial.

Generalmente, el violador se hacía pasar por fontanero; entraba en las casas de las víctimas simulando una inspección y las ataba antes de abusar de ellas. También ha actuado en los portales de las casas y en ascensores. Al parecer, seguía a sus víctimas uno o dos días para conocer sus hábitos y los horarios del marido. Tenía zonas de actuación preferentes, como el barrio de El Palo o los alrededores del río Guadalmedina.

Sus últimas tres víctimas fueron tres estudiantes suecas, que le identificaron el pasado viernes. La policía va a enviar su fotografía a Interpol, porque sospecha que otras jóvenes extranjeras, principalmente nórdicas, podrían haber sido sus víctimas y no le habrían denunciado. Varias agentes de la policía que trabajaron en este caso se infiltraron en academias de idiomas, haciéndose pasar por estudiantes, para tratar de identificar al violador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de febrero de 2002