Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar se reserva ampliar las vicesecretarías

La nueva ejecutiva del PP que arropará a José María Aznar en el futuro proceso que dirimirá su sucesión no será muy diferente a la de los últimos años. Aznar, además, quiere evitar en estos momentos cualquier pista sobre su sucesor. Por esta razón ha decidido no usar de momento la nueva capacidad de la que se ha dotado el partido a través de la ponencia de Estatutos para ampliar el cupo de tres vicesecretarios generales existentes. Su núcleo duro seguirán conformándolo el secretario general, Javier Arenas, y los ministros Mariano Rajoy, Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja.

Arenas refuerza su equipo y Rajoy, Rato y Mayor mantienen sus vicesecretarías

El presidente ha ido suministrando con cuentagotas, en estas últimas horas, cualquier información sobre su nuevo Comité Ejecutivo Nacional, el máximo órgano de Gobierno en el PP. Entre Aznar y Arenas se han distribuido las funciones para llamar personalmente a los que causan baja en la ejecutiva, pocos, y en felicitar a los que se incorporan.

Arenas, además, se ha salido con la suya. Cuando accedió hace tres años a la Secretaría General del PP, la estructura del partido y gran parte del equipo con el que después tuvo que trabajar los había diseñado Ángel Acebes, que preparó entonces la ponencia de Estatutos, era el coordinador general y pensaba ascender al cargo de número dos, aunque no fue así.

Arenas se ha hecho fuerte y se ha cobrado algunas facturas. No todas. El secretario general del PP no ha sintonizado durante muchos meses como querría con el coordinador de Organización del partido, Pío García Escudero, su teórica mano derecha. Es más, durante un tiempo pensó en impulsar a ese puesto al vasco Carlos Iturgaiz o a Jesús Merino, ahora coordinador general en Castilla y León. Pero García Escudero, presidente del PP de Madrid, tiene una gran capacidad para adaptarse a todo tipo de caracteres y cuenta con una relación privilegiada con Aznar.

Arenas ha aceptado sin problemas que García Escudero continúe en su puesto. Eso sí, ha conseguido relevar de otra coordinación importante, la de Formación, a Mercedes de la Merced, primera teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Madrid. Arenas necesitaba para ese puesto a alguien de su plena sintonía ideológica: Eugenio Nasarre, procedente como él de la democracia cristiana.

Mercedes de la Merced, por su parte, ha sido incluida en la lista de 30 vocales que acompañan a Aznar en el Comité Ejecutivo, aunque sin tareas orgánicas. De la Merced, además, ha recibido de Aznar mensajes más que tranquilizadores sobre su futuro. Aznar le pidió que tuviese "confianza" en él. No le dijo si será la próxima candidata a la alcaldía de Madrid, como le ha pedido expresamente la concejal. Y no se lo concretó porque Aznar aún no tiene decidido si ese puesto emblemático lo ocupará De la Merced o Esperanza Aguirre. La concejal madrileña podría acceder al Gobierno central en una futura remodelación.

Como tercer coordinador, de Comunicación, continuará Rafael Hernando. Pero Hernando, que ha padecido una relación fluctuante en estos años con Arenas, dejará de ser el portavoz oficial del partido. Ese puesto no se llenará. Lo ejercerán distintas personas según la materia de la que hablen. La cuarta coordinadora será Ana Mato, de Participación y Acción Sectorial, de la máxima confianza de Aznar y Arenas, y que gana peso con dos nuevas secretarías ejecutivas bajo su mando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2002