Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE registra 40.000 muertos al año y 7.500 kilómetros diarios de atascos

La nueva Ley de Tráfico ha coincidio con la presentación del Libro Blanco del Transporte en la UE, en el que se reflejan dos de los principales cánceres de la circulación: la alta siniestralidad en carretera y el crecimiento de los atascos. Cada año mueren unas 40.000 personas (es la primera causa de acidente para la población de entre 14 y 25 años) y 1,7 millones resultan heridas, mientras diariamente se padecen atascos en unos 7.500 kilómetros de la red viaria europea.

Estas cifras se traducen en enormes pérdidas económicas. Según el cálculo de la Comisaría de Transportes, dirigida por Loyola de Palacio, los accidentes de tráfico suponen pérdidas directas anuales de unos 45.000 millones de euros, mientras los atascos generan un sobreconsumo de cumbustible de 80.000 millones.

La UE quiere reducir en lo posible estas cifras antes de 2010, ya que considera escandaloso que se admita como normal que cada día 'el número de muertos en Europa equivalga a las víctimas que se registran cuando se estrella un avión'. La mejora de las infraestructuras del transporte, especialmente el aumento de los kilómetros de autovía y autopista, han conllevado una paulatina disminución de las víctimas. Pero mientras los kilómetros de autovías y autopistas se han triplicado desde 1970, el parque automovilístico se ha disparado de 62 millones de coches a 176 millones, más grandes y potentes. Resultado: más atascos.

Para eliminar éstos y otros problemas, el Libro Blanco propone un plan de 60 medidas para desarrollar conjuntamente hasta 2010, entre las que destacan las destinadas a aumentar la seguridad. Éstas son las principales propuestas de la UE:

- Señales idénticas. Se pretende que todos los países de la UE tengan las mismas señales de tráfico, con el mismo color y formato, a fin de evitar errores al volante por la falta de comprensión.

- Multas armonizadas. La intención es que una infracción sea castigada con la misma multa, independientemente del país de la UE donde se cometa. El carné por puntos y su gestión electrónica podrían facilitar este plan. Un español llamado Ovidio Franco ha desarrollado un sistema de carné por fracciones y con gestión electrónica que está en estudio.

- Cajas negras. La UE quiere instalar dispositivos similares a los ya montados en aviones y camiones para poder entender los accidentes y prevenirlos.

- Puntos conflictivos. El libro propone señalizarlos, al menos hasta que se arreglen, para que los conductores sepan que entran en una zona de alta siniestralidad.

- 'Airbag' inteligente. Desarrollo de nuevos sistemas de seguridad para el vehículo, como el airbag inteligente, que no se dispara a la mínima, o neumáticos antisalpicadura y de mayor adherencia.

- Ciclistas. Leyes nacionales como la española ya aumentan las normas para proteger a los ciclistas, pero además se pretende que las delanteras de los coches se rediseñen para reforzar la protección en los atropellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2002