Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MERCADOS

Exceso de volatilidad

La crisis argentina pone en jaque a los grandes valores

La Bolsa cierra con aparente tranquilidad una semana en la que la volatilidad ha sido su principal componente. Los problemas derivados de la crisis argentina y las posibles soluciones que se van adoptando sobre la marcha han marcado el comportamiento al conjunto del mercado en cada sesión.

La recesión mundial parece a punto de tocar fondo, al menos para las economías de primera línea, lo cual pone más cerca el posible inicio de la recuperación. Este planteamiento ha convertido a los mercados de valores de todo el mundo en un hervidero en el que la diferencia entre precios buenos y malos depende de factores insospechados.

El comportamiento del mercado español en los últimos días ha dibujado el tradicional perfil de dientes de sierra, fruto de la lógica inestabilidad que provoca en los mercados la aparición simultánea de datos positivos y negativos, a los que hay que sumar las declaraciones, más o menos afortunadas, de algunos responsables de la economía. Los índices han subido y bajado el 2% casi en cada sesión, con la excepción de la jornada de cierre, que rompió el maleficio gracias a la reacción de dos valores, Telefónica y SCH. Telefónica recibió algunas órdenes de compra ante la ampliación de capital gratuita que tiene previsto realizar en breve, mientras que el SCH se vio favorecido por las declaraciones de su presidente en las que afirmó que el banco tiene 'hecha una provisión al cien por cien' de la inversión en su sucursal argentina, el Banco Río de la Plata. Los inversores aplaudieron la medida, sobre todo si buena parte de las provisiones se cargan al ejercicio pasado para pintar un panorama más positivo para el corto plazo.

Otro de los factores que pesaron negativamente en el panorama bursátil, esta vez en Estados Unidos, fue la publicación de numerosos resultados negativos en grandes empresas, que vienen a confirmar que la ralentización de la actividad sigue vigente y que, como afirmaba el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, indican que la recuperación aún puede tardar en llegar, opinión que choca de frente con la expresada por el ministro español de Economía, que considera que la UE empezará a recuperarse en breve.

Los bandazos de los mercados han puesto constantemente en peligro los niveles de soporte de los índices, aunque también han mostrado la facilidad con que se recuperaban, lo cual se interpreta como la formación de una base sólida, equivalente a un movimiento de consolidación. La proximidad del índice Dow Jones al nivel de soporte de los 9.700 puntos aparece como el peligro más inmediato para el conjunto de las bolsas, puesto que, de romperse, podría llevar a la Bolsa de Nueva York hasta un nuevo soporte en la zona de los 9.400 puntos.

De momento, todas las esperanzas están puestas en la consolidación de los actuales niveles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002