Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El taller del Prado hace una donación de siete grabados al Museo de Jaén

Cultura afirma que la cesión de las obras consolida la colección

El Museo Provincial de Jaén ha incrementado su excepcional colección de grabados de arte contemporáneo -compuesta por un millar de estampas- con la donación de siete obras procedentes del taller del Prado de Madrid, una sociedad editora creada hace 15 años en Madrid por Blanca Escrivá de Balaguer y por la que han desfilado artistas como Vallejo-Nájera o Luis García-Ochoa Ibáñez.

Precisamente, un grabado de un templo burgalés es la aportación realizada al museo jiennense por el veterano García-Ochoa (San Sebastián, 1920), uno de los más destacados exponentes de la Escuela de Madrid. El resto de los cuadros donados son un grabado de Luis García Soler, un aguatinta de Carlos Morago y serigrafías de Belén Elorieta, Jorge Pedraza y dos de Francisco Molina Montero.

Este último, artista nacido en Torreperogil (Jaén), es el director del taller del Prado y uno de los artífices de la que es la primera donación que se ha realizado a museos españoles de arte gráfico. En el futuro podrían cristalizar otras al Museo del Grabado de Marbella, la Calcografía Nacional o el Museo Zabaleta de Quesada.

La delegada de Cultura en Jaén, Andrea Gómez, se congratuló de la llegada de las obras por el hecho de que van a servir para consolidar la colección contemporánea de grabados del Museo de Jaén como 'una de las más importantes de Andalucía'. Por su parte, el artista Francisco Molina Montero -ganador en pasadas ediciones del Premio Rafael Zabaleta- dejó abierta la posibilidad de incrementar estos fondos con obras procedentes de próximas colecciones editadas por el taller del Prado.

El fondo contemporáneo de grabado del Museo jiennense incluye desde pintores renovadores a la estampa, como Solana, Pancho Cossío, Zarco o Maruja Mallo; artistas de la Escuela de Madrid, como Benjamín Palencia o García-Ochoa; otros autores que plantearon la primera ruptura con el grabado académico como Pascual Palacios, Esther Boix, Duarte o Ricardo Zamorano; de la vanguardia informalista como Saura, Chillida, Hernández Pijoan, Guinovart; o los más decididamente actuales en las aportaciones de la tecnología digital, como Zuhs, Sempere o José Hernández; de la nueva figuración, como Gordillo, Eduardo Arroyo o Barceló; y, sobre todo, los artistas del expresionismo americano residentes en Francia como Miotte, Corneille o el mismo Picasso.

Además, hasta mediados de febrero el Museo Provincial acoge una exposición sobre la historia del arte gráfico en Jaén, que reúne un centenar de obras representativas del grabado del último medio siglo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 2002