Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Camp Nou se vacía

El Barça pierde público cuando la media general en Primera sube un 7%

'La afluencia de espectadores tiende a un nivel de estancamiento'. Este es el diagnóstico del presidente de la Liga Profesional, Pedro Tomás. Esta temporada la Primera División contabiliza hasta ahora 4.188.784 espectadores con un promedio de 22.046 espectadores por partido un 7% más que el pasado campeonato pero el dato se completa con un notable descenso de la asistencia a los campos de Segunda, un 14% inferior al de la pasada temporada. La media en esta categoría apenas supera 7.215 aficionados. En ello tiene mucho que ver la mayor capacidad de convocatoria de los tres equipos que ascendieron -Sevilla, Betis y Tenerife- en relación a los que descendieron: Oviedo, Racing y Numancia.

El Camp Nou del Barcelona acusa un descenso importante de afluencia. En los últimos diez partidos de Liga -con datos estimativos puesto que el club azulgrana no los facilita- no ha superado la media de los 60.000 espectadores. Y si nos centramos en los tres últimos (Celta, Zaragoza y Sevilla), se sitúa en la preocupante cifra de 46.000 espectadores en un recinto con capacidad para 98.771 y que durante la primera vuelta nunca se ha llenado.

La campaña Asiento libre que el Barcelona inauguró el pasado mes de agosto tampoco ha funcionado. El sistema es pionero en España y consiste en que los socios pueden vender su localidad el día en que no acuden al campo a través de 1.400 terminales de ServiCaixa o de la taquilla. Hasta ahora se han puesto a la venta un total de 30.000 localidades a través de este sistema de las que se han vendido 18.000.

'Para nosotros, no es un mal resultado', señaló un portavoz del club. 'Sobre todo teniendo en cuenta que entre los socios la filosofía no es vender el carnet sino dejarlo a un compañero o a un familiar. Sin embargo, estamos convencidos de que el sistema crecerá con el tiempo'.

La primera estadística se realizó en base a los 13 primeros partidos de la temporada: cinco de Liga de Campeones y otros ocho de Liga. El resultado fue que se pusieron a la venta algo más de 2.300 entradas por partido, de las que se vendieron una media de 1.380. Tras los 13 primeros encuentros, el montante económico de la operación fue aproximadamente de 757.275 euros (126.000.000 pesetas), calculando a una media de 42.07 euros (7.000 pesetas) por entrada. Lo que supone que el club ingresó por este concepto unos 340.773 euros (56,7 millones de pesetas), a una media de 28.843 euros (4,3 millones) por partido. Otros 340.773 euros fueron para los socios que cedieron su abono, y el 10% restante sirvió para cubrir gastos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 2002