Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Raíces

Una tumba sin lápida

Un libro saca del olvido al escritor granadino Melchor Almagro San Martín

Fue político, escritor, periodista y diplomático. También fue homosexual, lo que le valió el odio cerril de una España extrema. Lo acusaron de ser espía durante la I Guerra Mundial. Su tumba en Madrid hoy no tiene ni lápida, mientras que la de su padre es un mausoleo en el cementerio de Granada. Y, sin embargo, Melchor Almagro San Martín (1882-1947), hijo del político republicano que tiene una de las calles más famosas de Granada, puede estar considerado hoy como uno de los mejores escritores de la prosa modernista de comienzos del siglo XX. Era un desconocido hasta que una profesora de Literatura en las Universidades de Granada y de Sevilla, Amelina Correa, ha desempolvado su historia.

Melchor Almagro San Martín, noticia de una ausencia, un libro publicado por la editorial Ficciones, es un exhaustivo viaje por la biografía de un hombre que tuvo entre sus amigos más íntimos a Ramón María del Valle-Inclán, que se codeó por igual con José Antonio Primo de Rivera y Fernando de los Ríos y que escribió un libro decisivo de la mejor prosa del modernismo, Biografía del 1900.

'La verdad es que tuvo una vida apasionante y muy tumultuosa', explica Amelina Correa, que ha pasado los últimos años de su vida indagando sobre la historia de Melchor Almagro hijo. 'Fue un escritor muy precoz y se convirtió en el miembro más joven de la Cofradía del Avellano, el grupo literario y cultural en el que estaba Ángel Ganivet'.

Melchor Almagro San Martín, hijo del político republicano del mismo nombre, trabajó en el periódico El Defensor de Granada. Después cursó la carrera diplomática y fue enviado a Europa Central. En Viena abordó sexualmente a un soldado y éste lo denunció por espionaje, lo que provocó un conflicto diplomático que terminaría costándole la carrera y valiéndole el odio de sus compañeros. Pero, al margen de sus vaivenes sociales, el gran valor de Almagro está en sus libros. 'Su prosa es riquísima', dice Amelina Correa, 'y ya lo atestiguaba Valle-Inclán, que prologó su primer libro, en 1903'.

Además de Biografía del 1900, una obra sobre las costumbres en el cambio de siglo, Melchor Almagro San Martín es autor de Sombras de vida, un libro de relatos magistrales del modernismo decadente, La guerra civil española, un brillante análisis sobre la contienda, La pequeña historia, sobre las anécdotas que hay tras los grandes hechos, y Teatro del mundo: recuerdos de mi vida, unas memorias que no llegó a concluir.

'Tras su muerte', explica la profesora Amelina Correa, 'su nombre cayó en el olvido, y muchos de sus papeles fueron destruidos. Sin embargo, ahora, empieza a comprobarse el valor que tenían tanto su obra como su vida'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de enero de 2002