Helena Pimenta une belleza y horror en 'La dama boba'

La Compañía de Teatro Clásico estrena la obra de Lope de Vega

Helena Pimenta dejó de ser hace tiempo un eterno joven valor para convertirse en una consolidada directora escénica. Al frente de su compañía Ur Teatro o aceptando encargos de prestigiados centros de producción, como el que le ha hecho la Compañía Nacional de Teatro Clásico para poner en escena La dama boba, de Lope de Vega. En versión de Juan Mayorga, otro joven y solvente autor, el montaje se estrenará el próximo día 16 en el teatro de la Comedia, de Madrid. Pimenta asegura que su visión de la obra une belleza y horror.

La persiguen los textos clásicos, algo que ella reconoce, pero no evita. De hecho se la considera una especialista en actualizar a Shakespeare después de abordar varios espectáculos sobre el autor inglés con su compañía Ur Teatro, que fundó en el País Vasco en 1987 y con la que recibió, entre otros numerosos galardones, el Premio Nacional de Teatro 1993.

No obstante, su último proyecto ha sido una puesta en escena de Sigue la tormenta, de Enzo Cormann, joven y desgarrador autor francés. 'Acepté de buena gana la propuesta de José Luis Alonso de Santos [director de la CNTC], entre otras cosas por hacer algo más alegre, pero hubo un momento de coincidencia entre estos dos últimos trabajos y la cabeza se me rompió bastante'. Se queda pensativa volviendo hacia su interior su escudriñadora mirada y dice convencida: 'En Cormann se fusionaba el horror y la belleza, pero veo que en La dama boba, obra a la que muchos sólo consideran un divertimento, también hay un componente de horror y belleza'.

Ella ya ha lanzado cuál es el enfoque que ha dado al montaje: 'Una mujer no puede esquivar el trasunto que hay en este texto, que no es sólo un juguete, porque en él se ve cómo la mujer tiene que ir adaptándose a la vida, renunciando a muchas cosas, manteniendo una lucha constante consigo misma..., se puede pensar que es algo atávico, pero como mujer creo que el problema está ahí, no ha desaparecido'.

Las apariencias

Aunque el título de la obra ya lo dice todo, y Lope de Vega muestra en esta obra, una vez más, su disposición a conseguir que nos riamos de hechos graves, la directora afirma: 'Un personaje que en el primer acto es boba y en el tercero inteligente, nos muestra un recorrido que no es fácil. De ahí que mi lectura consista en articular el mundo de las apariencias con el de los sentimientos'.

Pimenta no oculta que el texto se ha convertido en sus manos en una historia de mujeres, de recorrido del mundo femenino: 'No olvido que es una comedia, pero también es cierto que no creo en los estilos puros y una propuesta escénica actual debe nutrirse de todo, de ahí que no pueda ignorar esa especie de amargura que observo subyace en el destino de Finea, la protagonista, ese estar marcada por lo que los demás han decidido que sea..., en nuestro montaje ella tiene ternura y conmueve el dolor que ella puede sufrir'.

La directora ha contado con un buen aliado en Juan Mayorga, quien también ha observado el texto desde una óptica similar: 'Es lógico, tenemos que hacer el viaje en común ellos y nosotras, estamos condenados a entendernos..., los actores también han entendido muy bien esa propuesta'. En el montaje intervienen, entre los 18 actores del montaje, Jordi Dauder, Isabel Ordaz, Maruchi León, Gabriel Garbisu y José Luis Santos.

El espacio escénico se ha planteado como una metáfora puesta al servicio del texto: 'Es como una gran cuaderno en el que fabular, aunque también es un jardín y una casa, y recoge aquello de lo que habla Lope, que es muy filosófico..., el alma, el pensamiento'.

A la directora (licenciada en Filología Inglesa y Francesa por la Universidad de Salamanca) y al autor de la versión (doctor en Filosofía por la UNED y en Matemáticas por la UAM) se les puede ver por algún parque madrileños discutiendo aspectos de la obra mientras pasean a Sacha, hijo de Pimenta, y a Miguel, hijo de Mayorga. Pimenta destaca que en esta obra han logrado una respiración común: 'Mi huella sería la de atar cabos y provocar el encuentro entre universos de distintos creadores'.

Helena Pimenta.
Helena Pimenta.CLAUDIO ÁLVAREZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 12 de enero de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50