Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EDF considera necesario abrir la competencia en el sector eléctrico

El presidente del grupo energético francés EDF, François Roussely, defendió ayer la idea de aprovechar la próxima cumbre de la Unión Europea, que se celebrará en marzo en Barcelona, para abrir la competencia 'al conjunto del mercado profesional'. Actualmente, sólo los grandes clientes industriales tienen derecho en Francia a escoger un suministrador de electricidad distinto de EDF. 'Con los preparativos de Barcelona podemos franquear una nueva etapa, ensanchando la competencia al conjunto de los profesionales y no solamente a los grandes industriales', explicó Roussely durante un acto público celebrado en París.

El presidente de EDF condiciona esa apertura a que su empresa siga siendo un monopolio para los clientes particulares, es decir, el llamado mercado residencial, aproximadamente el 50% del total. Roussely presentó también los resultados de una encuesta realizada por su empresa entre un millón de usuarios que ha demostrado el 'profundo compromiso de servicio público' que los franceses esperan de la electricidad. Y sin pronunciarse por el mantenimiento del control estatal sobre EDF al 100%, Roussely evocó el fracaso de la liberalización eléctrica en California y la idea de que el modelo de desregulación adoptado hace una decena de años está muy cuestionado.

5.000 coches eléctricos

El presidente de EDF se comprometió a facilitar gratuitamente la energía necesaria para recargar las baterías de los vehículos eléctricos, durante tres años. Actualmente, Francia cuenta con unos 5.000 coches y 1.500 motos que utilizan electricidad.

Roussely se manifestó convencido de que la empresa que preside es la mejor situada para convertirse 'en un grupo a escala europea' y uno de los líderes mundiales del sector. Sin embargo, esta operación requiere para EDF un incremento de los fondos propios, cuestión en la que el presidente de la empresa eléctrica francesa se mostró ayer menos preciso. El Gobierno ha rechazado la subida de tarifas del 5% que pretendía EDF, sin perjuicio de tomar el equivalente a 1.000 millones de euros de sus beneficios para cerrar el presupuesto del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de enero de 2002