Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Liceo aumenta un 10% la oferta de entradas con el objetivo de alcanzar los 25.000 abonados

El teatro programa en 2002-2003 el inicio de la 'Tetralogía' de Wagner y crea un taller de ópera

El Liceo se prepara para batir en la temporada 2002-2003 su récord de abonados, 20.882, ofertando un 10% más de entradas con respecto a la actual temporada. El treatro pone a la venta 356.372 localidades con el objetivo de alcanzar los 25.000 abonados. Josep Caminal, director general del teatro, dijo ayer en la presentación de la próxima temporada, que pese a esa meta fijada, se conformaba con llegar a 22.000 abonos. El Liceo, que anunció la creación de un taller de ópera, programará para la temporada 2002-2003 el inicio de la Tetralogía de Wagner con las dos primeras óperas del ciclo: El oro del Rin y La valkiria.

Un total de 12 óperas, dos de ellas en versión de concierto, tres compañías de ballet invitadas, en las que se incluye el estreno de una coreografía de Cesc Gelabert, cinco conciertos, ocho recitales líricos, así como conciertos complementarios a las óperas en el foyer del teatro, dos programas de sesiones golfas y cinco espéctaculos destinados a los niños y jóvenes conforman la programación artística del teatro del Liceo de Barcelona para la temporada 2002-2003, que empezará el 9 de septiembre de 2002 con la ópera de Purcell La reina de las hadas, interpretada por una compañía invitada, la English National Opera.

Una temporada con un total de 214 representaciones, 18 más que la actual, en la que destaca el inicio de la programación, a partir de mayo de 2003, de la Tetralogía wagneriana con las dos primeras óperas del ciclo: El oro del Rin y La valkiria en una producción de la Ópera Alemana de Berlín dirigida escénicamente por Harry Kupfer. El ciclo, que según el director artístico del teatro, Joan Matabosch, marca la programación de la que será la cuarta temporada del nuevo Liceo, proseguirá con las otras dos óperas que concluyen la Tetralogía en la temporada 2003-2004.

Ésta incluye las óperas Ariadne auf Naxos, de Richard Strauss; Don Giovanni, de Mozart, en la producción firmada por Calixto Bieito estrenada el pasado mayo en Londres en la English National Opera, que el Liceo ha decidido ofrecer fuera de abono -'porque es un espectáculo singular a nivel dramatúrgico y con altas dosis de violencia que no querríamos que nadie que no quiera se viera forzado a verla por el abono', justificó Joan Matabosch-; Norma, de Bellini, en la que debutará en el papel protagonista la soprano española Ana María Sánchez; La dama de picas, de Chaikovski, con Plácido Domingo como protagonista estelar; Il viaggio a Reims, de Rossini; Orfeo y Euridice, de Gluck -que tras un acuerdo alcanzado por el Liceo con el Romea de Barcelona se complementará con la programación en este teatro de la opereta de Offenbach Orfeo en los infiernos, con dirección escénica de Àlex Rigola-, y Aida, de Verdi, en la recuperada producción de telones pintados de Josep Mestres Cabanes presentada la pasada temporada. En versión de concierto se ofrecerán dos óperas: Els Pirineus, ópera olvidada del catalán Felip Pedrell, y Oedipus, de George Enesco con la Orquestra Sinfónica de Barcelona i Nacional de Catalunya y Lawrence Foster en la dirección musical.

Con un presupuesto global de 46,3 millones de euros (7.704 millones de pesetas), la parte destinada a la programación artística se eleva a 16,6 millones de euros (2.762 millones de pesetas). Los ingresos previstos por taquilla por la venta de abonos y entradas, cuyo proceso empezará el próximo febrero, se estiman en 15,1 millones de euros (2.512 millones de pesetas). El aumento de oferta de localidades para la próxima temporada responde, según Caminal, a la necesidad del teatro de absorber 'la elevada demanda social de entradas para ver los espectáculos del Liceo' provocada tras la inauguración en octubre de 1999 del nuevo teatro.

Josep Caminal, que ayer compareció por primera vez antes los medios de comunicación tras su renuncia a principios del pasado mes de septiembre del cargo de consejero delegado del Fòrum 2004, aseguró que él no es una persona 'imprescindible' en el Liceo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2002