Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN ARGENTINA

Rato exige un plan económico 'consensuado'

Rodrigo Rato, ministro español de Economía y actual presidente del Ecofin (titulares de Finanzas de la Unión Europea), aprovechó ayer su primera comparecencia ante el Parlamento Europeo para advertir al Gobierno argentino de que debe cuidar los intereses de las empresas españolas, gravemente perjudicadas por la crisis económica en ese país y por las iniciativas anunciadas por el presidente Eduardo Duhalde. Rato exigió que el programa argentino de recuperación sea 'creíble' para instituciones internacionales como el FMI, lo que implica la 'urgente búsqueda del consenso con los inversores y los acreedores'.

El vicepresidente español hizo esa advertencia en su exposición sobre las prioridades españolas en este semestre de presidencia de la UE, pero insistió en esa idea a preguntas de eurodiputados españoles. La Unión, explicó, tiene una clara voluntad de ayudar a Argentina a encontrar 'el camino de la recuperación', pero para ello es indispensable que 'se recupere el consenso y el diálogo' con los inversores con respecto 'a las medidas que les afectan', porque sólo así el programa argentino 'gozará de la confianza de los mercados internacionales'.

La devaluación del peso y su acomodo a las tarifas del servicio telefónico y de electricidad o la implantación de un impuesto a las exportaciones suponen un enorme perjuicio a empresas españolas instaladas en Argentina como los grandes bancos, Telefónica, Endesa o Repsol-YPF, que entre 1994 y 2000 han realizado en ese país el 28,5% del total de inversiones extranjeras. 'La crisis es seria y grave', comentó también en Bruselas el ministro español de Exteriores, Josep Piqué. 'Argentina necesita encontrar una salida coherente, real y global; seguiremos manteniendo los contactos con el nuevo Gobierno y, en la medida que se desarrolle un plan coherente que facilite el respaldo financiero internacional, España continuará apoyando a Argentina', agregó.

La Comisión Europea anunció ayer que está analizando con detalle el plan económico lanzado por el Gobierno argentino, pero señaló que, en principio, no espera 'un impacto generalizado sobre la economía europea', aunque sí sobre 'algunas empresas'. 'Por el momento, parece que habrá un impacto muy puntual sobre algunas empresas', señaló Gerassimos Thomas, portavoz de Asuntos Económicos, en clara referencia a las sociedades españolas. El análisis del Ejecutivo europeo se centrará especialmente 'en el efecto del plan argentino sobre las inversiones efectuadas por europeos', añadió Thomas.

El portavoz de Asuntos Exteriores, Gunnar Wiegand, señaló que la UE ve necesario estrechar las relaciones con Argentina, pero en el marco del acuerdo de asociación con Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay). Las negociaciones para ese acuerdo, hoy muy retrasadas, comenzarán en marzo próximo, precisamente cuando esa organización de libre mercado está presidida por Argentina, y la UE, por España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2002