UP pide a Agricultura más rapidez en pagar las ayudas por la peste porcina

El nuevo brote de peste porcina clásica confirmado en una granja de la comarca de Osona ha extendido la preocupación entre los ganaderos afectados, que se sienten intranquilos por los posibles retrasos en el pago de las indemnizaciones. Muchos de los ganaderos de Lleida afectados por la peste el pasado verano todavía no han cofrado las indemnizaciones por el sacrificio de sus animales.

Ayer continuaba el sacrificio de los más de 7.300 animales de la zona infectada. El responsable de Unió de Pagesos, Josep Puigpelat, señaló que la confirmación del foco de Santa Eugènia de Berga demuestra que la peste porcina no ha acabado en la comarca de Osona y que 'se deben evitar las relaciones con otras comarcas'.

Además de los problemas económicos, los ganaderos reclaman que la Administración intervenga ante las pérdidas que supone la inmovilización de los animales durante más de un mes en un radio de 10 kilómetros alrededor del foco.

Puigpelat añadió que la Administración ya está evitando el desplazamiento de animales y que los ganaderos toman medidas de seguridad dentro de sus explotaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de diciembre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50