Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seivane preserva 'el olor a Galicia' en 'Alma de buxo'

La gaitera actúa en el Celtic Connections

Un ejemplar de boj crece a la puerta del obrador de los Seivane en Cambre (A Coruña), donde se cincelan algunas de las mejores gaitas. Y precisamente Alma de buxo(Alma de boj) ha sido el título escogido por Susana Seivane para su segundo álbum, toda una declaración de enraizamiento tras los elogios con que la crítica saludó su debú, a principios de 1999. En enero le esperan el festival Celtic Connections y una gira por Bélgica y Holanda.

'Mi relación con las fuentes tradicionales gallegas sigue siendo muy estrecha', proclama esta joven gaitera, de 25 años. 'En estos tres años he viajado bastante y descubierto músicas muy diversas, pero no sería honesto que pretendiera desarrollarlas. Éste es un disco quizás más actual en las formas, pero, ante todo, sigue oliendo a Galicia por los cuatro costados'.

Seivane ha vuelto a contar con la producción del ex Milladoiro Rodrigo Romaní, aunque esta vez ella misma se encargó de escoger el repertorio y supervisar los arreglos. En los créditos figuran los nombres del acordeonista bilbaíno Kepa Junkera o las cantantes gallegas Uxía, Guadi Galego (Berrogüetto) y Uxía Pedreira (Chouteira), pero la colaboración más entrañable la aporta Xosé Manuel Seivane, abuelo de Susana y precursor en la revolución folclórica que vive Galicia. 'Un día, durante una fiesta en casa, nos desveló un par de piezas de su repertorio y me sugirió que las grabara. En el disco aparece su versión y, a renglón seguido, la mía. Me pareció un bonito homenaje al modo de transmisión oral entre generaciones'.

Una prolongación

Susana se atreve como vocalista en el tema Roseiras de abril -'conste que no soy Karen Matheson, de Capercaillie, pero le puse sentimiento'- y exhibe una técnica instrumental más que notable. 'Siento la gaita como una prolongación natural de mí misma', expone esta mujer, que ha vencido su timidez para una sesión fotográfica en la que aparece sólo abrigada por su instrumento.

En el taller familiar, mientras tanto, el abuelo Xosé Manuel y su padre, Álvaro Seivane, esperan a las lunas de agosto y enero para talar la madera de buxo y dar forma a nuevos y espléndidos ejemplares de su producción. 'No es superstición. La luna ordena las mareas y acelera los partos. Para que una gaita suene verdaderamente bien, hay que respetar sus reglas', explican.

La fortuna parece sonreír a Susana Seivane. Fue la primera artista española que consiguió una portada en la prestigiosa revista británica Foolk roots; después la siguieron Mercedes Peón y Radio Tarifa. Otra publicación, Todas las novedades, acaba de elegir Alma de buxo como mejor trabajo folclórico de 2001, y su buen hacer sobre el escenario ya traspasa fronteras. Para el próximo mes de septiembre llegará su esperado periplo por Estados Unidos y Canadá, pospuesto por culpa de los atentados terroristas del 11 de septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001