Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asturias reparte 11.000 millones en tres premios

Asturias es una de las comunidades más agraciadas por este sorteo de Navidad, que acaba de dejar en el Principado 11.392 millones de pesetas, 3.000 millones más que los que jugaba. Se los reparten Cangas de Onís, Vegadeo y Gijón, agraciados con el segundo premio, el tercero y uno de los quintos.

En Cangas de Onís, en el Oriente de la región, se repartieron 7.200 millones con la venta de 50 series del número 6.536, el segundo premio. 45 series fueron repartidas, en la región y otras provincias, en 3.750 participaciones de 400 pesetas por la Asociación de Enfermos Lúpicos de Asturias -que agrupa a un centenar de afectados por una enfermedad que altera el sistema inmunológico-. Esta asociación compró las series en la administración que regenta una de sus socias. Cinco décimos les sobraron y fueron devueltos al despacho de lotería en el que habían sido adquiridos, pero ese mismo día fueron vendidos en ventanilla.

Aunque es una zona muy turística, por ser uno de los principales accesos al Parque Nacional de los Picos de Europa y por su proximidad a Covadonga, la responsable del establecimiento asegura que los agraciados con estos cinco décimos son vecinos del municipio. Es el segundo año consecutivo que cae en el Principado parte del segundo premio de Navidad, que en la pasada edición dejó en Gijón y Avilés más de 3.000 millones.

Y ahí no queda todo. La fortuna ha sonreído a Asturias también con el tercer premio, el correspondiente al número 5.967 que, además, ha dejado un importante "pellizco": 3.672 millones de pesetas.

En Vegadeo, cerca de Lugo (Galicia), la administración número 1 dio salida a 50 series de ese número. En el despacho conocido como Casa Salas sólo se vendieron directamente al público siete series. El grueso de las 43 restantes fueron compradas por la sidrería La Barrica, también de Vegadeo, y por la panadería Sante, de Trabada, en la vecina provincia de Lugo, que las repartieron en participaciones de 500 pesetas entre sus clientes. El premio está muy repartido por la comarca asturgallega porque Vegadeo es centro de un gran flujo de población entre las orillas de la ría del Eo, frontera natural entre Asturias y Galicia.

La sidrería La Barrica repartió 1.800 millones en décimos y participaciones, algunas entregadas como regalo a los parroquianos del bar. Su cocinera, Pamela García, era una de las agraciadas con 2,5 millones: "Enviaré la mitad a mis padres, residentes en Argentina porque lo van a necesitar", decía refiriéndose a la grave crisis que vive en estos momentos el país.

En la localidad vecina de Trabada (Lugo), la panadería Sante distribuyó 1.296 millones, que alcanzaron a múltiples localidades, donde llega todos los días el pan en las furgonetas de esta tienda.

Gijón, la ciudad asturiana que tradicionalmente juega más a la lotería y a la que más veces ha sonreído la suerte en la historia del sorteo, tampoco se quedó al margen de la suerte ya que fue agraciada con parte del tercer y el quinto premio (4.480). La administración número 30, propiedad de Fernando García, situada en un centro comercial del barrio de Roces, vendió otra serie del tercer premio. Y el despacho número cinco, regentado por los hermanos Borja e Icíar Muñiz, repartió un total de 130 millones. Borja atribuye la suerte a un trébol: "Encontramos un trébol de cuatro hojas y lo enmarcamos para que lo viera el público. Hace días nos los robaron y un cliente nos dijo que eso nos traería suerte".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001