Sanz reprocha a IU y PA que participen en una 'subasta política' por ganarse el favor de Chaves

El pleno del Parlamento andaluz aprobó ayer, con los votos de los socios de gobierno, PSOE y PA y el rechazo de IU, PP y Grupo Mixto, el Presupuesto autonómico para 2002 (tres billones de pesetas) y su ley de acompañamiento. Además de las enmiendas socialistas, el Parlamento aceptó 21 de IU, 20 del PA, dos del grupo mixto y ninguna de las 500 presentadas por el PP.

'Esto ya no ha sido un rodillo, ha sido una apisonadora', dijo el portavoz del PP, Antonio Sanz, en alusión al rechazo a todas las enmiendas de su grupo parlamentario. El parlamentario popular reprochó a Izquierda Unida y PA que participen 'en una subasta política por demostrar quien está más al lado del Gobierno de [Manuel] Chaves'.

El respaldo del PSOE a más enmiendas de IU (21) que de los andalucistas (20) tuvo una lectura distinta en las dos formaciones. 'Nos hemos sentido mucho más cómodos que en otras ocasiones', dijo la representante de Izquierda Unida en el debate, Concha Caballero quien alabó la 'elegancia' del grupo parlamentario socialista al haber apoyado sus propuestas 'sin pedir nada a cambio'.

Las enmiendas aprobadas a Izquierda Unida corresponden a Empleo, Obras Públicas, Agricultura, Medio Ambiente y Salud (1.666 millones para el traspaso del Hospital Militar de Sevilla). 'No puede enmendar de la misma forma quien colabora en el gobierno que quien está en la oposición', dijo el portavoz del PA, José Calvo Poyato, en alusión al hecho de que el PSOE hubiese apoyado más propuestas de IU y PA. Calvo Poyato recordó que la federación de izquierdas presentó 600 iniciativas de modificación del proyecto de ley frente a las 38 que impulsaron los andalucistas.

Referencias al CES

Los guiños de Caballero al nuevo clima de entendimiento con los socialistas tras las firma del pacto en las cajas de ahorros no fueron óbice para que IU rechazara el Presupuesto autonómico por 'carecer de una planificación económicas' y 'mantener lealtades a las políticas neoliberales y déficit cero'.

Las críticas más duras al proyecto de ley vinieron del portavoz del PP. Sanz lamentó 'la cerrazón, prepotencia e intolerancia' de los socialistas en el debate parlamentario y acusó a la Junta de haber 'desaprovechado la oportunidad histórica de contar con 313.000 millones más el próximo año para corregir déficits estructurales'.

Sanz recalcó que estos presupuestos 'no van a ayudar' a conseguir la convergencia real de la economía andaluza con la media comunitaria y recordó un reciente informe del Consejo Económico y Social que sitúa a Andalucía entre las regiones europeas menos desarrolladas cuyo PIB por habitante ha recortado menos distancias con relación a otras regiones similares. 'Y que no digan que el PIB per cápita no es un indicador válido porque es el que la Junta usa cuando pide más fondos de Bruselas'. El representante socialista, Manuel Gracia recordó 'la responsabilidad constitucional del Estado' en auspiciar esa convergencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de diciembre de 2001.