Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Robustez y apagones

No se me había ocurrido que los apagones que se han producido en Madrid fueran un dato positivo -según el señor Martínez Pujalte [diputado del PP], son un signo de robustez del sistema productivo-. Qué contentos estarán los ciudadanos que se quedaron a oscuras (aunque pasaran frío, se les estropearan los electrodomésticos, los alimentos, etcétera) de que los empresarios y la economía estén tan bien; de que las eléctricas distribuyan los mil millones de millones (billones) de pesetas entre sus accionistas o entre ellos mismos; de que estas empresas ganen este año más de 400.000 millones y de que quieran repercutir en el recibo todos los gastos para mejorar las infraestructuras del tendido eléctrico.

Los beneficios de las empresas parece que no están para mejorar, ampliar y prevenir, sino que para cualquier ampliación hay que rascar los bolsillos de los ciudadanos. Mientras tanto, realizan inversiones en otras áreas de negocios con gastos multimillonarios cuyos beneficios se verán a muy largo plazo, como las televisiones o las empresas de telefonía. Gracias, señor Martínez Pujalte, me quedo más tranquilo pensando en que cuando me quede sin luz será por la robustez del sistema productivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 2001