Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Gabriel graba diez de sus temas clásicos con arreglos distintos

'Por los siglos' incluye rumbas y bossa novas

Ha recibido un premio Ondas como reconocimiento a toda su carrera, pero al mexicano Juan Gabriel se le conoce en España más por las canciones que ha hecho para Rocío Dúrcal o Isabel Pantoja que como el cantante de habla hispana que mayor número de discos ha vendido en los últimos 30 años. Por los siglos, un disco con diez de sus canciones más significativas grabadas de nuevo y con arreglos distintos, busca su reconocimiento en nuestro país.

Creador, a los 13 años, de La muerte del palomo, que en España se conoció por Rocío Dúrcal, sus rancheras y corridos forman ya parte del patrimonio mexicano como los de Agustín Lara o José Alfredo Jiménez. Por los siglos recoge diez canciones del extenso repertorio de Juan Gabriel, todas grabadas de nuevo. 'He tenido que volver a poner la voz, porque en algunos casos se habían perdido los masters originales y, sobre todo, porque si quería defenderlo en directo no podían sonar las canciones con mi voz de hace 10 o 20 años', asegura el cantante. El tratamiento y los arreglos son también distintos. Noa Noa, que popularizó Massiel a finales de los setenta, se ha llevado a la bossa nova; Querida es ahora discotequera; Catalina, rumbera, y Se me olvidó otra vez acaba en guaracha.

Pero lo que le ha emocionado ahora es haber podido recoger un Ondas por toda su carrera. 'Lo tomo como una prueba de cariño', dice. 'Todo en la vida es merecido, y yo nunca me he dedicado por entero a España', reconoce ahora Juan Gabriel cuando trata de explicarse el desconocimiento que de su figura se tiene en España, a pesar de lo abultado de su currículo y de que en los últimos años hayan triunfado muchos solistas (Luis Miguel, Chayanne, Ricky Martin) procedentes del área latina y considerados seguidores suyos. 'Mi trabajo me ha impedido venir aquí con tiempo suficiente', confirma el cantante mexicano, 'pero lo bonito es que ahora tengo un disco y ganas y bríos para venir y seguir aprendiendo y haciendo amigos'.

El reto de triunfar en España le fascina, aunque anticipa que, si no pasa nada, no sentiría un gramo de frustración: 'He venido un montón de veces y me encanta seguir viniendo a España; aquí nadie sabe adónde voy y me muevo con más intimidad, algo que no puedo hacer en Latinoamérica. Y me encanta pensar que, a mi edad, empiezo de cero'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de diciembre de 2001