Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El nuevo final de un clásico

Matthew Modine presenta en Madrid 'Las judías mágicas', miniserie que emitirá Tele 5

Hasta el pasado 11 de septiembre, la única televisión que Matthew Modine tiene en su casa de Nueva York servía como monitor para que el actor viera vídeos. Pero el atentado contra las Torres Gemelas empujó a este californiano de 42 años a conectar el aparato a la antena. El protagonista de La chaqueta metálica (1987) reconoce también que en los hoteles se sirve, 'como todo el mundo, del mando a distancia para dormir'. Pues a pesar de esta desidia por la caja tonta, Modine presentó ayer en Madrid con entusiasmo Las judías mágicas, una miniserie de dos capítulos y cuatro horas de duración que Tele 5 estrenará a finales del próximo mes de mayo, después de su pase en abril por Hallmark Channel (que se sintoniza a través de Vía Digital, Madritel y Euskaltel).

La superproducción, dirigida por Brian Henson, hijo y sucesor de Jim, el padre de Los teleñecos, revisa Juan y las habichuelas mágicas, un célebre cuento infantil anglosajón en el que Jack Robinson (Modine), heredero de una inmensa fortuna, paga los errores cometidos por uno de sus antepasados, que, gracias a unas judías que crecían hasta perderse en la estratosfera, robó del país de los gigantes una oca que ponía huevos de oro y un arpa cantarina, responsables de la prosperidad de esa nación y origen de la riqueza de los Robinson. El relato plantea dudas, 'pero no las resuelve'. 'Hace pensar, pero no predica', asegura su protagonista. 'De pequeño me encantaba esta historia: me daba miedo, despertaba mi fantasía... Hace una década le leí el cuento a mi hijo, me pareció horrible, me decepcionó y lo guardé en un cajón. El año pasado me llegó el guión y mi mujer me animó: 'Mira, parece que te ha encontrado. Léelo'. El núcleo está basado en la misma historia, pero con un desarrollo completamente diferente', asegura.

Modine está especialmente orgulloso del equipo con el que ha trabajado. 'Fue un sueño cumplido. Llegar al rodaje y encontrarme a actores que conozco desde mi infancia... Jon Voight y su Cowboy de medianoche [1969]; Vanessa Redgrave, a la que vi, cuando yo tenía 10 años, en Blow up [1966], en el autocine en el que trabajaba mi padre, y Richard Attenborough, al que admiro como actor y como director'.

De Brian Henson destaca que su trabajo 'fue un gran desafío'. 'Era su primer rodaje con humanos, acostumbrado como está a hacerlo con muñecos'. El despliegue de efectos especiales, 560 combinados con títeres, animación y prótesis, no limitó la labor interpretativa del actor. 'En contra de lo habitual, en Las judías mágicas están al servicio de la historia'.

En la actualidad, el compañero de Geena Davis en La isla de las cabezas cortadas (1994) se prepara para dirigir por segunda vez un largometraje. 'Acabo de terminar el guión, que cuenta la pérdida de la inocencia de dos adolescentes durante la guerra civil americana', afirma con orgullo.

Matthew Modine -que confiesa: 'No me apasiona el medio, pero no digo que no si surge una oportunidad interesante'- se despide optimista respecto al futuro de los productos pensados para la pequeña pantalla: 'Van mejorando'. ¡Pero si no tenía televisión! 'Lo sé por los guiones que me mandan'.

Matthew Modine.
Matthew Modine.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS