Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La feria New Art cierra su sexta edición y se consolida

El director de New Art, el galerista Pere Soldevila, aventuraba ayer al mediodía la cifra de visitantes en la sexta edición de la feria, que desde el viernes hasta ayer se celebró en el barcelonés hotel Barceló-Sants: 8.000 personas, 2.000 menos que el año pasado. Pero, paradójicamente, ni él ni la mayoría de los marchantes que han presentado sus artistas se sentían defraudados por la disminución de público. En primer lugar, porque la inferior asistencia de visistantes se achaca a las condiciones meteorológicas del pasado fin de semana; además, porque la feria parece haber encontrado su identidad, y finalmente, porque al menos siete millones de pesetas en compras estaban asegurados gracias a las empresas patrocinadoras.

'De todos modos, Barcelona tiene que vender y comprar más arte. Madrid nos ha aventajado, aunque allí existe un apoyo institucional que aquí no tenemos', dijo Soldevila, quien apuntó que New Art 'ocupa una opción de riesgo artístico que es complementaria a la de otras ferias que puedan celebrarse en Barcelona'. Uno de los cambios que ve necesarios Soldevila es 'una mayor participación en la feria de galerías de toda España y del extranjero'.

En esta sexta convocatoria se ha constatado que la especificidad de las intervenciones ha sido muy trabajada. La sala mallorquina Horrach Moya ha presentado unas fotografías de Santos Montes de alto contenido erótico realizadas días antes en la misma habitación en que se han exhibido. En ocasiones, las intervenciones han propiciado el diálogo entre artistas, como en la sala Horizon, donde Ralph Bernabei y Enric Ansesa planteaban un mismo concepto con presupuestos plásticos distintos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001