Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Juanito se pone la corbata

El ex defensa del Atlético aspira a convertirse hoy en presidente del Extremadura, en el que colgó las botas y del que es secretario técnico

'Juanito for president', se oye estos días, con acento extremeño, por las calles de Almendralejo (30.000 habitantes, Badajoz). Juanito es Juan Francisco Rodríguez Herrera (Santa Cruz de Tenerife, 1965), antiguo futbolista internacional del Atlético de Madrid, propietario del 10% de las acciones del club local, el Extremadura -unos diez millones de pesetas-, y candidato a convertirse hoy, día de las elecciones, en su máximo dirigente. Juanito puede acostarse esta noche como protagonista de una progresiva transformación: de la sudadera deportiva del jugador a la del secretario técnico, el cargo que actualmente desempeña en la entidad, y finalmente a la del traje y la corbata del directivo.

MÁS INFORMACIÓN

'Si gano las elecciones, no me voy a parecer a Jesús Gil', advierte Juanito con sorna, aunque matiza: 'De todos los presidentes he aprendido cosas buenas y... malas'. Juanito, famoso por su ímpetu en el terreno, ha sido hasta mediados de noviembre -le superó el zaragocista Aguado, con 18- el jugador con más expulsiones, 17, de la historia de la Liga de la Primera División, pero asegura que en un despacho se transforma: 'Soy canario y, como dicen allá, tan tranquilo que voy pisando plátanos. Otra cosa era en el césped'.

Sin embargo, esa tranquilidad se ha visto agitada por la polémica que le enfrenta a su rival en las urnas, el actual presidente del Extremadura, Pedro Nieto que le acusa de ser 'un traidor'. Nieto cree que, 'si se iba a presentar a las elecciones, tenía que haber dimitido antes de su cargo como secretario técnico'. Juanito se defiende argumentando que 'en este club las cosas no se hacen bien. Nada funciona. Es gente que lleva muchos años ahí y ahora hay un divorcio entre ellos y la afición'.

El ex defensa asegura que su candidatura es 'improvisada' y que ha ido comprando acciones desde que llegó al club, en el que colgó las botas, hace cuatro años. 'Yo diré que soy futbolista hasta que tenga 60 años', asegura Juanito. 'Ni por asomo me veía como presidente', insiste.

Juanito, que ha disputado casi 400 partidos en Primera durante 15 temporadas y ha sido cinco veces internacional, dice estar 'enamorado de Almendralejo' y dispuesto a vivir en esta ciudad extremeña. En ella ha nacido su hijo menor y crecen sus otras cuatro hijas, dos gemelas. 'Llevo un miniautobús de ésos con televisión y vídeo para que no den mucho el rollo'. Su esposa, desde hace 15 años, también es canaria, pero, a diferencia de él, de Las Palmas.

La manera de administrar el dinero del antiguo central de la UD Las Palmas, el Zaragoza, el Atlético, el Sevilla y el Extremadura siempre ha sido original. El jugador fue pionero en canjear parte de su ficha por propiedades inmobiliarias cuando militaba en el conjunto rojiblanco. 'Hombre, por el trabajo de Gil como constructor, teníamos acceso a pisos en Madrid y era una buena oportunidad...', explica. Uno de sus compañeros en esa época, el ex lateral Toni Muñoz, confiesa: 'No me ha sorprendido que se presente a presidente viendo su trayectoria'.

Una trayectoria que puede culminar hoy con Juanito ocupando el sillón presidencial del Extremadura si el Ayuntamiento de la ciudad, el juez decisivo en los comicios con su 22% de las acciones, así lo decide. Entonces tendrá la oportunidad de ocupar el último peldaño del fútbol que le faltaba por escalar. 'Habra que aplicarse porque nadie nace aprendido', matiza con prudencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2001