Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Electroquímica retoman los encierros

Los trabajadores de Electroquímica Andaluza volvieron a encerrarse ayer, esta vez en las instalaciones del Instituto Nacional de la Seguridad Social de Jaén, para demandar al Gobierno central que agilice los expedientes sobre sus pensiones, reconocidas por los juzgados.

Los empleados han acudido a los tribunales para reclamar que se les reconozca una enfermedad laboral, concretamente hidrargirismo, contaminación por mercurio padecida por su trabajo en la empresa durante años sin medidas de seguridad.

El encierro comenzó por la mañana y finalizó pasadas las seis de la tarde, cuando la Dirección de la Seguridad Social en Jaén informó que una representación de los empleados podría acudir el día 10 de enero a Madrid para exponer sus demandas ante la Dirección nacional.

Los trabajadores pedirán, además de que se agilicen los trámites burocráticos, la realización de nuevas pruebas médicas que determinen que padecen enfermedad laboral.

Nuevo enfermo terminal

Las movilizaciones se producen mientras un compañero de los ex trabajadores de Electroquímica se encuentra ingresado en un hospital con un cáncer terminal. Hasta el momento son 16 los antiguos empleados de ésta empresa, en la que se fabricaba sosa y lejía, que han fallecido por diferentes tipos de tumor. 'La administración no se puede quedar parada mientras vamos muriendo. Muchos compañeros se van quedando por el camino sin conseguir que les sea reconocida la incapacidad laboral y, por tanto, sin unos adecuados medios económicos para subsistir', resaltó el presidente de la asociación que agrupa a los afectados, Antonio Martínez.

Los perjudicados defienden que, si Electroquímica no adoptó las medidas de seguridad en el trabajo para evitar 'esta catástrofe', en palabras de Martínez, ahora debe asumir las consecuencias económicas.

Los antiguos empleados de Electroquímica llevan denunciando su situación laboral desde 1978. Primero a través de la inspección de trabajo y, finalmente, en los tribunales. 'No pueden ya darle largas más largas a esto, que bastante está dando la administración desde hace más de 20 años. Ya no podemos callarnos', subrayó Martínez.

Un gabinete médico del INSS ha realizado reconocimientos a los trabajadores para determinar su incapacidad laboral, pero el resultado no ha sido el que esperaba la asociación. 'Cuando nos hacen pruebas fuera se comprueba que estamos intoxicados por mercurio, cuando las hace la administración no, por tanto, las pruebas que nos han hecho no son suficientes para determinar la enfermedad. Pues que nos hagan más', pidió el representante de los afectados.

Electroquímica mantuvo su actividad desde 1971 hasta 1992, sin adoptar las medidas de prevención necesarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de diciembre de 2001