Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rare Folk mira hacia Senegal y la música electrónica en 'Unima verse'

El septeto de Tomares crea su propio sello discográfico, Fusion-Art

Rare Folk siempre ha jugado con los sonidos celtas como base de sus composiciones, pero a sus miembros no les gusta definirse como grupo de música celta. 'Es etiquetarlo demasiado. Hacemos una fusión que abarca la música africana, electrónica, el rock y el jazz', dice Rubén Díez de la Cortina, flautista del grupo radicado en la localidad sevillana de Tomares. Unima verse, el tercer disco de Rare Folk, editado por su propio sello, es una mirada hacia Senegal, Escocia y la música electrónica más vanguardista.

Unima verse es el tercer trabajo de Rare Folk, un septeto que desde hace 10 años interpreta música celta y de fusión. Si el primero, con el nombre de la banda, tenía un aire caribeño con presencia de percusión latina, el segundo, Green, estaba más enfocado hacia la música irlandesa. 'En Unima verse hemos avanzado hacia la música electrónica y africana. Nos gusta acercarnos a la vanguardia. Hemos introducido un Dj [Disc jockey] y tendemos mucho a la música de baile', comenta Díez de la Cortina, que toca las flautas travesera e irlandesa.

Además de los otros seis músicos de Rare Folk (Marcos Munné, Mangu, Óscar Valero, Fernando Reina, Rafa Álvarez y Pedro Silva), en el disco participan la violinista escocesa Michelle McGregor y el senegalés Sidi Samb, colaborador habitual de la formación y responsable de las letras, interpretadas en castellano, francés y wolof (dialecto de Senegal). Samb pone la voz y la percusión a las canciones. El trabajo cuenta además con la colaboración de Andreas Lutz, de O'Funkillo y de la senegalesa Fatuo Diou en los coros.

El septeto ha decidido crear su propio sello, Fusion-Art, para controlar todo el proceso de producción. 'Un grupo como nosotros no tiene nada que hacer con las grandes compañías multinacionales. Decidimos que era hora de arriesgarnos', explica Díez de la Cortina, que no descarta la posiblidad de editar en el futuro propuestas de otros músicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de diciembre de 2001