Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Liga de Campeones | FÚTBOL

El Madrid quiere seguir en su nube

Los blancos se miden al Panathinaikos con la cabeza puesta en su progresión nacional

Oculto por la niebla, el encuentro entre el Real Madrid y el Panathinaikos, griego, asoma hoy (20.45, TVE-1) la cabeza de sopetón entre la euforia liguera de los blancos. Así, por sorpresa, la segunda cita de la segunda fase de la Liga de Campeones pilla al conjunto de Vicente del Bosque con la mente puesta en su enorme salto en la competición nacional. 'Estamos hablando de todo menos del choque con los griegos', reconoció ayer Raúl. Pero, a continuación, él mismo se puso a hablar de todo menos del Panathinaikos. El delantero limitó su análisis a una advertencia tan lacónica como manida: 'Será peligroso'. Después regresó a la orilla del discurso liguero.

Del Bosque, entre parabienes ligueros, tampoco dedicó demasiado tiempo a descifrar el enigma del Panathinaikos, pero sub-rayó: 'Aunque no hemos hablado apenas de este encuentro, ahora es el más importante. Para un equipo que aspira a todo, el próximo siempre es el vital'. El madridista, un técnico poco dado a la grandilocuencia, gusta de llamar a la prudencia: 'Hay que ser precavidos con el Panathinaikos y no fiarse de la leyenda de que baja mucho fuera de su campo'.

Una leyenda que sus números en la primera fase, en la que estuvo encuadrado en el grupo del Mallorca, confirman. El Panatinhaikos ganó sus tres partidos de casa y sólo uno a domicilio. Los otros dos disputados lejos de Atenas, ante el cuadro balear y el Arsenal, inglés, los perdió.

Del Bosque, que se ha quejado en más de una ocasión de que 'siempre se minusvalore a los equipos que se enfrentan al Madrid', se preocupó, eso también, de elevar a los griegos a la categoría de 'conjunto experto en Europa y con buenos jugadores'.

Entre esos buenos jugadores destaca Enmanuel Olisadebe, un delantero polaco. Olisadebe ha cargado él solito con la clasificación de su selección nacional para el Campeonato del Mundo de Corea y Japón 2002. Es un ariete en el que prevalece la vertiente física, si bien posee una técnica más que aceptable y es muy veloz. Junto a él, en punta, estará el ex valencianista Vlaovic. Además, el veterano portugués Paulo Sousa aportará pausa y clase en el centro del campo.

El Madrid repetirá su alineación de los últimos tres partidos de la Liga. Definitivamente, Del Bosque no es partidario de las rotaciones: 'Los equipos hay que ensamblarlos bien'. Su única duda es el medio centro francés Makelele, al que una irritación de la garganta le podría dejar fuera del once. En ese caso su sustituto sería Celades. El inglés McManaman, con una rotura de una apófisis transversa de la segunda vértebra lumbar, ha causado baja al menos durante tres semanas.

Morientes, que, gracias a sus nueve goles en seis partidos, es una de las piezas más destacadas de esa combinación ganadora que ha descubierto Del Bosque, comentó sin entusiasmo el enfrentamiento para recordar: 'Si ganamos, encarrilaremos la Liga de Campeones y podremos centrarnos en la Liga durante el parón de invierno'.

Real Madrid: Casillas; Salgado, Hierro, Pavón, Roberto Carlos; Makelele, Helguera; Figo, Zidane; Raúl y Morientes.

Panathinaikos: Nikopolidis; Seitaridis, Fisas, Henriksen, Kyrgiakos; Mikaelsen, Karagunis, Sousa, Kolkka; Olisadebe y Konstantinu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de diciembre de 2001