El director del hospital de Elche niega que haga falta otro centro

El nuevo responsable opta por ampliar el horario de consultas externas

Frank Lein, recientemente nombrado director del hospital General de Elche, rechazó ayer, durante su presentación, que sea necesaria la construcción de un segundo hospital en la comarca del Baix Vinalopó. Lein cree que con la apertura por las tardes de los quirófanos y las unidades especializadas se recortarán las listas de espera. Además, anunció que el nuevo centro de especialidades ilicitano, cuyas obras comenzarán a mediados del próximo año, permitirá la instalación de 166 nuevas camas.

El nuevo gerente del centro sanitario ilicitano, designado tras la dimisión del anterior director, Carlos Arenas, no varió ayer ni un ápice el discurso que mentiene el Consell respecto a la necesidad de un segundo hospital en la comarca. Lein se limitó a enumerar una serie de medidas, consistentes en la ampliación de horarios y la habilitación de nuevos espacios en el actual hospital, que bastarán, según él, para reducir las listas de espera.

La nueva dirección confía en que el centro de especialidades de Elche, que Serafín Castellano, consejero de Sanidad, anunció la pasada semana, termine definitivamente con el colapso del servicio hospitalario en el Baix Vinalopó.

No son de la misma opinión PSPV, Esquerra Unida y la Plataforma Pro Segundo Hospital, formada por asociaciones cívicas de Elche, Crevillent y Santa Pola, quienes reclaman la construcción de un nuevo centro ante el déficit en camas que mantiene la comarca con respecto a otras áreas de salud de la Comunidad y del resto de España.

Respecto a la falta de anestesistas en el centro ilicitano, que tan sólo permite la administración de la epidural (utilizada durante el parto) entre lunes y viernes en horario de mañana y tarde, Lein afirmó que la dirección 'mantiene intensas reuniones para contratar a dos especialistas que subsanarían estas deficiencias', si bien no concretó la fecha de incorporación a la plantilla. Además, propuso la mejora de los 'sistemas alternativos de ingreso', como el servicio de cirugía sin ingreso, aunque, una vez más, limitó esta medida -que obligaría a abrir los quirófanos en horario de tarde- a la llegada de nuevos anestesistas; o la unidad de corta estancia, que 'puede ampliar su capacidad de 20 a 40 camas en un espacio de tiempo'. Finalmente, Lein apuesta por potenciar las unidades de especialidades más colapsadas, como oncología y citología.

La dirección del centro ilicitano opina que la Generalitat 'no debe realizar un mayor esfuerzo económico' en el hospital, e insistió de nuevo en que la apertura del nuevo centro de especialidades facilitará la renovación de equipos y la contratación de personal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS