Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | 14ª jornada de la Primera División

Un gol cada cuatro minutos

El Athletic, en la mayor goleada de su historia, llegó a recibir ante el Barça un gol cada cuatro minutos. En total, sufrió siete. Pero seis se produjeron en el primer periodo, entre el minuto 25 y el 44. Fue un largo cuarto de hora, 19 minutos, de éxtasis para el Camp Nou y de impotencia e incredulidad para los jugadores del cuadro bilbaíno y su parroquia. Todo un trauma para el guardameta Lafuente, convertido ahora en la pieza más eficaz del equipo.

La histórica paliza aconteció el 4 de febrero de 2001 y la humillación del Athletic, aunque insondable, se quedó en eso. Una semana después, el Madrid visitaba San Mamés tratando de hurgar en la profunda crisis de autoestima rojiblanca. En Bilbao, las cábalas más razonables apuntaban hacia un nuevo desastre del cuadro dirigido por Txetxu Rojo: el conjunto madrileño exhibía una racha de 12 encuentros sin perder. Pero cayó en la Catedral por 1-0.

Paradojas de un campeonato extraño, el Barcelona fue goleado, 4-0, en esa misma jornada ante el Racing de Santander, el colista de la Liga.

Con todo, ni el resultado vergonzante del Camp Nou ni la victoria heróica ante el Madrid alteraron la rutina del Athletic, enterrado en las medianías de la tabla, sin un juego reconocible ni fuerzas para repetir hombradas como la escenificada ante el Madrid.

El 7-0 reabrió el debate sobre la cantera de Lezama y su funcionamiento, su rentabilidad y sus límites. Pero no se conocen conclusiones definitivas al respecto. Tan sólo, el empeño de la nueva directiva en rodearse de especialistas para optimizarla. Hoy, en su regreso al escenario del crimen, el Athletic puede aferrarse a una curiosidad: aunque no gana en él desde 1994, puede invertir la tendencia al mando de Jupp Heynckes, el que le dirigió cuando batió, 2-3, al dream team de Johan Cruyff. Tampoco descarta hoy dar la sorpresa: 'En el fútbol, todo es posible'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2001