Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Charlie Watts anuncia nueva gira de los Stones

El batería del grupo inglés actúa en Barcelona

Charlie Watts sigue siendo un rolling stone aunque pretenda presentarse simplemente como batería de jazz. A su llegada a Barcelona, una tumultuosa conferencia de prensa dejó muy claro que el personaje estaba por encima del músico. El batería británico, que anunció nueva gira de los Stones para el año próximo, está en la capital catalana para ofrecer esta noche dos conciertos (a las 21.00 y a las 23.00 horas) al frente de su nuevo grupo jazzístico en la reformada y recién reinaugurada Cova del Drac.

Los rumores sobre la nueva gira de los Rolling Stones para la próxima primavera están desde hace tiempo en la calle. Watts, diplomático, no quiere afirmar ni desmentir, pero acaba por anunciar: 'Nos reunimos hace poco y decidimos que el año próximo haríamos una gira'. Aunque luego, prudente, apunta que 'después ya no hablamos más del asunto'.

'Desde niño quise ser batería de jazz, después toqué con grupos de rhythm and blues y finalmente acabé en el grupo en el que todavía estoy ahora', explicó Charlie Watts como queriendo justificar su presencia en un pequeño club barcelonés (150 butacas por sesión) bastante alejado del ambiente de inmensos polideportivos y estadios de fútbol de sus giras habituales con los Rolling Stones. 'Tocar jazz es más personal que tocar con los Rolling Stones. Cuando no estoy trabajando con ellos es lo que más me apetece hacer, con lo que más disfruto'. Con toda seguridad, Watts no finge cuando afirma su amor por el jazz; sus grupos siempre han contado con la flor y la nata de la escena británica y se han convertido, en muchos casos, en la salvación económica de músicos condenados a la pobreza por un panorama no excesivamente boyante.

Al llegar a Barcelona, una de las primeras cosas que hizo Charlie Watts fue dar las gracias a los hermanos Mas por haber reabierto la Cova del Drac. 'Es muy importante que sigan existiendo locales donde poder tocar'. Inmediatamente después preguntó por las mejores tiendas de ropa de la ciudad y se alegró al saber que estaban cerca de su hotel. 'Me encanta pasear, apostilló'.

Repertorio de lujo

Charlie Watts, impecablemente vestido con traje gris sin corbata y luciendo una sonrisa cercana pero impenetrable, elude definirse sobre el público que acude a sus conciertos actuales. 'No sé si vienen sólo porque soy el batería de los Rolling Stones, pero aunque sea así no creo que salgan defraudados porque llevo en mi banda a los mejores improvisadores de Gran Bretaña'. El repertorio del Tentet de Watts incluye temas de Duke Ellington, Charlie Parker, Thelonious Monk y un par de nuevas composiciones del propio batería. 'La música la escojo toda yo, es lo que me apetece tocar en este momento', afirma con naturalidad.

Watts tiene experiencia en conferencias de prensa multitudinarias. Se nota: sonríe constantemente y sólo concreta sus respuestas cuando realmente quiere hacerlo. Ante la pregunta sobre sus músicos de jazz favoritos simula abrumarse y se lleva las manos a la cara: 'Tengo unos 5.000 discos y no recuerdo los nombres de todos ellos'. También despeja ágilmente la pregunta sobre otros baterías: 'Hay muchos buenos baterías, pero mi ídolo sigue siendo Kenny Clarke y todos aquellos músicos de la década de 1950 que crearon un estilo personal'. Con la misma facilidad esquiva hablar de música actual: 'Cuando estoy de gira no tengo tiempo de escuchar música; en realidad, sólo escucho la música de mis compañeros: Peter King, Gerard Presencer....'. Tampoco quiere profundizar en aspectos técnicos: 'Con los Stones utilizo una batería de 1957 muy sencilla porque no soy muy alto y tampoco tengo tanta técnica como para dominar muchos tambores. Además, tampoco se necesitan tantos tambores para tocar música'. Posteriormente declina su influencia en jóvenes músicos: 'Para mí es siempre una sorpresa saber que he influido en algún batería; en realidad sólo me entero cuando leo la revista Modern Drumer'.

A pesar de su educada y simpática evasión, Charlie Watts se muestra contundente al afirmar que no le gustan las fusiones musicales. 'Me gustan el buen rock y el buen jazz, pero no me gustan las fusiones. La mezcla de las dos cosas nunca funciona'. Nombra el acid jazz como una de las cosas que no le gustan y disculpa a Miles Davis toda su carrera de fusiones varias: 'Miles nunca tocó de una forma neutra, hasta sus errores son estupendos'.

Lógicamente, la conversación deja el jazz de lado y deriva hacia los Rolling Stones. 'El último disca de Mick [Jagger] es estupendo, pero, a pesar de las críticas, no suena a Stones. Lógicamente, tiene algo de su sabor porque Mick es una parte del grupo, pero nada puede ser igual a los Rolling Stones sin la presencia de Keith Richards. Los Rolling Stones son Keith Richards y Mick Jagger', sentencia. ¿Y Charlie Watts dónde queda? 'En el medio, siempre en el medio'. El batería afirma estar cansado de las largas giras, 'demasiado largas y cansadas', pero no quiere renunciar a ellas: 'Los Rolling Stones son mi vida y a los 60 años ya es un poco tarde para cambiar'. ¿Qué hubiera sido del Charlie Watts músico de jazz sin Rolling Stones? 'Sería muy pobre y tendría sólo tres o cuatro actuaciones al año'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2001