Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Interpretación eurocéntrica

Sorprenden, por su condición de historiador, las reflexiones de J. B. Culla sobre el conflicto desencadenado a partir de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos. En su artículo de ayer, titulado La guerra y la información, recapitula sobre el trato crítico que algunos medios de información han dado a los bombardeos sobre Afganistán.

En su afán por legitimar las muertes que han producido estos ataques entre los miembros de Al Qaeda y los fundamentalistas talibanes, y también entre la población civil, Culla recurre a la analogía histórica de la II Guerra Mundial, conflicto que enfrentó a las democracias occidentales -y la desaparecida URSS- contra los totalitarismos fascistas. Como señala el historiador británico Eric Hobsbawm, se trata de un esquema mental recurrente para silenciar a un bando contrario en un escenario en el que se termina enfrentando el bien contra el mal.

La misma interpretación eurocéntrica para un mundo distinto al de 1939-1945 y para unos historiadores cuya tarea debería ser ayudarnos a comprender los valores y relaciones sociales en el pasado y a vislumbrar, más allá de nuestras apasionadas convicciones, los retos de la civilización planetaria en el tercer milenio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2001