Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un edil del GIL declara en el caso del suicidio del agente judicial

El concejal de Deportes del Ayuntamiento de Marbella, Tomás Reñones (GIL), ratificó ayer ante el juez el contenido de la conversación que mantuvo con el agente judicial Francisco Calero días antes de que éste se arrojase desde la azotea de su vivienda. Según desveló Jesús Gil, el funcionario habría anunciado a Reñones su intención de acabar con su vida tras saber que se le relacionaba con el robo de sumarios de los juzgados de la ciudad.

Reñones compareció en calidad de testigo ante el titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Marbella, José Manuel Rosa Pérez, que investiga la muerte de Calero, ocurrida el 3 de octubre. El magistrado ha citado también a Jesús Gil el 5 de diciembre.

A su salida del juzgado, el edil declinó referirse al contenido de la conversación con Francisco Calero, que tachó de 'trivial' y 'sin importancia', aunque reconoció que informó a Jesús Gil sobre las manifestaciones del funcionario. Gil dijo hace un mes que Calero comentó a varios miembros de la delegación de Deportes, entre ellos Reñones, que pretendía suicidarse. Además de Gil, también está previsto que comparezcan ante el juez los policías que participaron en el registro de la vivienda de Calero. Los agentes deberán explicar cómo pudo el funcionario escapar a su custodia y lanzarse al vacío.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2001