Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Capacidad de adaptación

Juan Carlos Ferrero ha demostrado su impresionante capacidad de adaptación a cualquier superficie o adversario. Su evolución me recuerda la que viví con Carlos Moyà . Por ello me es más fácil comprender por qué hace unas semanas, en París-Bercy, parecía no encontrarse a gusto en estas pistas interiores y ahora, esta madrugada, se ha enfrentado en las semifinales del Masters a un Lleyton Hewitt que, aparte este resultado, se le da bien por su forma de jugar. El australiano, en efecto, suele mantenerse a la contra ante Ferrero, dejándole la iniciativa y utilizando sus piernas y un revés peligroso para montar su estrategia. Sus ataques, cuando los hace, denotan cierta precipitación. Es el tipo de tenista que gusta a Juan Carlos porque le permite desarrollar su sistema de dominio progresivo y reiniciar la jugada sin problemas cuando lo necesita. Ferrero cuenta además con una derecha más poderosa que la de Hewitt.

Pero con lo que me quedo es con la constante evolución del juego de Ferrero, aspecto que hay que agradecer también a su entrenador, Antonio Cascales. Entre los dos han logrado que su servicio se haya convertido en un arma importante y en una gran ayuda en estas superficies. La propia personalidad de Juan Carlos le permite además controlar el factor público y las circunstancias más adversas. Un detalle que distingue a los grandes jugadores es que disfrutan en las situaciones límite y se superan ante la dificultad. Esta especial motivación ha empujado a Ferrero en el Masters.

Josep Perlas es capitán del equipo español de Copa Davis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2001