Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS EFECTOS DE LA CRISIS

Apoyo de los grandes bancos y las eléctricas a las economías de Latinoamérica

El Gobierno está abocado a revisar sus previsiones de crecimiento económico para este año y el próximo, presentadas hace poco más de un mes. El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, ha sido el primero en fijar unas nuevas estimaciones, entre el 2% y el 2,5% para el año que viene, bastante por debajo del 2,9% que figura en los Presupuestos de 2002. El Ministerio de Economía ha admitido que no se cumplirá su pronóstico, aunque esperará a conocer las nuevas previsiones de la Comisión Europea. El dato positivo de la crisis es el recorte de los precios el pasado mes de octubre en una décima respecto a septiembre, hasta situar la tasa anual en el 3%, pese al aumento de la inflación subyacente.

Los dos grandes bancos españoles, SCH y BBVA, y las dos principales eléctricas, Endesa e Iberdrola, no variarán su vocación de permanencia en Latinoamérica y en particular en Argentina, pese a la crisis. En el Foro de Empresas Latinoamericanas y después de que el presidente Aznar recomendara a los países de la zona que basen sus economías 'en la apertura, la estabilidad y la liberalización', los presidentes de esas entidades dieron su total apoyo a esas economías. Aznar, quien reseñó que España dará prioridad a Latinoamérica durante su presidencia europea, solicitó su compromiso en la lucha contra el terrorismo.

'Hay que estar a las duras y a las maduras'. Emilio Botín, presidente del SCH, resumió con esta frase su filosofía. Pero no le impidió ser incisivo: 'Pese a los sucesivos programas diseñados y los costes sociales soportados por la sociedad argentina, la situación macroeconómica ha empeorado en los últimos meses y hoy Argentina padece una auténtica depresión económica de la que debe salir cuanto antes aplicando, de forma inmediata, medidas contundentes de ajuste y de recuperación de la confianza interna y externa'.

Francisco González, copresidente del BBVA, coincidió en la necesidad de permanecer en Argentina y en el área. La presencia del banco en la región es 'una apuesta estructural por el desarrollo económico y financiero', dijo, y garatizó que la vocación de permanencia es ' al margen de los vaivenes de los mercados financieros o de situaciones coyunturales concretas'. González sugirió que se hagan más inversiones en cartera además de las directas, 'que han evolucionado bien' y dijo que el banco quiere ser una compañía de servicios múltiples.

El presidente de Endesa, Rodolfo Martín Villa, reconoció que en algunos países el crecimiento no alcanza las previsiones, mientras el de Iberdrola, Íñigo de Oriol, reseñó que las inversiones son 'de largo recorrido'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2001